Está de moda criticar a los vegetarianos y veganos

Hemos vivido un julio espectacular en cuanto a desinformación del vegetarianismo. Protagonizados por el caso del ingreso de una niña italina, Chiara,  a la que sus padres no suplementaban correctamente.

A raíz de esta noticia, incomprensiblemente se ha iniciado una ola de odio y rechazo basado en meterse con el vegetarianismo y el veganismo, la mayoría de esas críticas fundamentadas en el desconocimiento, ya sea de la pauta dietética o bien de la filosofía que lleva detrás.

Me resulta especialmente triste que el “haterismo” sea capaz de unir a personas que no tienen nada en común, solo porque comparten el rechazo hacia una opción dietética.

Aunque recientemente escribí un post recomendando el libro de “Vegetarianos con ciencia“, me veo en la obligación de volver a retomar el tema con la conferencia “Vegetarianismo, mitos y realidad” que pude exponer en Gijón gracias a la invitación a las Jornadas “Aliméntate con ciencia”. Agradezco especialmente a mi compañero Gominolas de Petróleo el querer darme voz para este tema.

No voy a invertir ninguna línea más aquí para hablar sobre la supuesta inseguridad de esta dieta, o sobre si es saludable, completa, equilibada o no. Tanto el libro como la conferencia abordan pormenorizadamente este aspecto.

Mitos vegetarianismo

Sí que voy a aprovechar para hacer hincapié de nuevo en las motivaciones de la gente:

  • ¿A qué viene tanto odio hacia una opción dietética que puede ser saludable?
  • ¿A cuento de qué tanto chiste y tanta burla por alguien que se ha planteado contribuir a nuestro entorno de una manera distinta?
  • ¿Por qué la gente habla de imponer “vegetarianismo” a niños pero no se considera igual “imponer” galletas o embutido a los menores?
  • ¿Por qué se busca la zancadilla o la excepción para buscar casos concretos de alpinistas que mueren o niños con problemas de salud en lugar de encontrar las verdaderas causas?
  • ¿Por qué el mensaje del vegetarianismo en el ámbito sanitario sigue enfocado hacia alertar de la “precaución” de los vegetarianos en lugar de formar a los sanitarios correctamente?

Termino el post destacando dos extracto del libro “Vegetarianos con ciencia“:

¿Por qué nos encontramos entonces esta reticencia cuando informamos a nuestro entorno “me voy a hacer vegetariano”? Si se aceptan justificaciones tan “pobres” como el correr más o estar más guapo sin que a los sanitarios les tiemble la mano ¿por qué levantar la ceja ante alguien que quiere comer de manera distinta por motivaciones más “completas”?

[…]

¿Por qué hemos llegado a la situación de ridiculizar a quien intenta hacerlo mejor?

A la práctica de buscar el resquicio, una pequeña grieta en lo ajeno, la incoherencia en alguien que ha dado ciertos pasos hacia un objetivo. La sociedad del siglo XXI no está preparada para aquellos que siempre hacen un esfuerzo, los exprimen, les exigen más… y en lugar de mirarse y analizar qué hacen ellos por cambiar el mundo, buscan cómo los otros no llevan al extremo sus convicciones. Así no, así no es como avanzamos colectivamente como sociedad.

PD: Algunas de las críticas que hemos recibido personas que atendemos a personas vegetarianas se centran en que “tenemos conflicto de interés”. Solo quería aclarar, que ese conflicto de interés es declarado en el vídeo aunque no hace falta. Cualquier personal sanitaro que trabaje en el ámbito privado y promocione una asistencia correcta podría tenerlo.

En mi caso personal atendemos en Centro Aleris a muchas personas con este tipo de dieta. La diferencia es que no lo instrumentalizamos. Es decir, no divulgamos en esta línea para que nos llegue gente a la clínica para dieta vegetariana, al contrario: gracias a que defendemos lo que debería ser un “derecho” y una opción libre según nuestro código deontológico la gente empieza a confiar en nuestra visión. Es muy diferente.

Es el mismo enfoque que siempre he defendido de la divulgación. Que no hay que divulgar para ganar visibilidad, si haces un buen trabajo se obtendrá.

¿Un psicólogo divulgando sobre salud mental actúa de manera poco ética?

¿Un dentista que promueva la higiene buco-dental también?

Es muy curioso que se te acuse de una de tus mayores banderas de actuación: los conflictos de interés, cuando soy el primero que los declara antes de las conferencias y lucho para que esta información esté disponible para todo el mundo.

Anuncios

40 thoughts on “Está de moda criticar a los vegetarianos y veganos

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Personalmente no lo reduciría tanto al vegetarianismo/veganismo, si no al hecho de que las redes sociales han dado altavoz a todos los “haters” del mundo para cualquier tipo de tema del que hablemos.

    Estamos en una época en la que está de moda ser “hater”. Muchos de los “carnívoros” vuelcan sus odios contra los vegetarianos, sin respetar de ninguna forma que es una simple decisión. También he visto muchos veganos volcar su odio contra los “carnívoros” por comer una carne que ellos has decidido rechazar. Pero es que hay “haters” de extranjeros. “Haters” de toreros. “Haters” de anti-toreo. “Haters” de refugiados. “Haters” de anti-refugiados. “Haters” en el mundo de fútbol. “Haters” en el mundo de la política…

    Te muevas en el aspecto que te muevas, parece que se ha puesto de moda ser un “hater” de cualquier persona que no piense como tú. Nos hemos olvidado en la libertad de cada uno de tomar nuestras decisiones y pasar a insultar y faltar el respeto a todo aquel que no haya tomado nuestras mismas decisiones.

    • Estoy completamente de acuerdo Morillas, aquí particularizaba en este aspecto porque es el que me toca más de cerca. Justo hoy he escrito esto en TW criticando esta dualidad de todo:

      • Completamente de acuerdo. Creo que sólo interesa la polémica y odiar.

        Yo soy casi vegetariano desde hace cosa de un año (digo casi, porque soy vegetariano en casa y, por evitar fricciones sociales, soy flexible cuando salgo de casa). Y alguna vez ya me he encontrado con gente que te mira con cara rara, mientras ves que les dan a sus hijos chocolatinas, coca-colas, frankfurts contínuamente para cenar…

  3. Hola

    Al principio del artículo se habla de una “ola de odio y rechazo” pero no se menciona en que se concreta dicha ola. Veo que, de nuevo, se promociona el libro Vegetarianos con ciencia. A propósito de dicho libro, comentar que está lleno de expresiones de su autora como “golazo”, cuando un estudio científico determinado demuestra una superioridad de la dieta vegetariana en algún parámetro respecto a las dietas convencionales. Por tanto, si no queremos que tiren a nuestra portería, no disparemos nosotros, ¿no?. El libro, excepto expresiones como la comentada, es brillante en todos los demás aspectos y muy recomendable para quienes desean conocer/adoptar una dieta vegetariana con conocimiento de causa.

    Un saludo

    • Hola Maria,

      gracias por los comentarios positivos hacia el libro. Solo dejar constancia de que Aitor, a pesar de ser el autor del prólogo, no recibe un solo céntimo por las ventas del libro. Los royalties son 100% míos. Para despejar dudas sobre su posible interés comercial en la venta de ejemplares.

    • Hola María,

      Gracias por tu comentario,
      Paso a aclararte tu duda de “la ola de odio y rechazo”. Me refería a diversas publicaciones que han aparecido en RRSS regocijándose de su posición anti-vegetariana, afirmando expresiones del estilo “¿veis? una dieta vegetariana produce este tipo de problemas” sin entrar a valorar os verdaderos factores.

      Si quieres te pongo ejemplos, pero en general hablo de un “clima” de rechazo en el que tanto población general, sanitarios y vegan haters han aprovechado para hacer leña del árbol caído.

      En cambio, millones de vegetarianos viven cada día con normalidad en EEUU, Canadá, UK, Australia… países avanzados en la prescripción médica del vegetarianismo y no hay alertas de interés. ¿A qué se debe por tanto?

      ¿Es atribuible a la dieta o a otras variables externas. A saber:
      a) Falta de consejo médico especializado
      b) Falta de formación adecuada
      c) Permisividad legislativa sobre la desinformación de esta área.

      Estas cuestiones desvían la atención sobre el verdadero problema.

      En cuanto a la segunda cuestión, sobre el libro. Siento volverlo a recomendar, a día de hoy sigue siendo lo mejor que he encontrado sobre vegetarianismo en castellano. Si tienes una propuesta mejor estaré encantado de recomendarla. ¿Nos recomiendas algún otro?

      Por otro lado, expresiones del estilo “gol” creo que van en la línea del mensaje divulgativo del libro. En este blog por ejemplo hay un post entero que se llama “Cuando a los Dietistas-Nutricionistas no nos quieren pasar la bola” y es una alegoría completa sobre el fútbol y la participación profesional, son simples juegos de metáforas y entiendo por tanto que no deberían restar credibilidad a una obra excelente.

      Un saludo

      • Hola Aitor:

        Muchas gracias por tu blog, que me encanta, y por este post en particular. Había encontrado información dispersa sobre los mitos de los que hablas en la conferencia, pero no tan bien explicados ni de una fuente tan fiable.

        Respecto al libro de Lucía, comentas que es de lo mejor que has encontrado en castellano sobre alimentación vegetariana, por lo que me parece (igual me equivoco) que puede haber algún otro libro en otro idioma que consideres que es especialmente bueno. Si dicho libro o libros están en inglés, ¿podrías mencionarlos aquí? En particular, me interesa la alimentación vegetariana estricta.

        Gracias y un saludo

        • Si eres mujer, Vegan for Her, de Virginia Messina.
          Vegan for Life, general, de Virginia Messina y Jack Norris.
          Si tienes más de 50, Never to late to go vegan, de Virginia Messina, Carol J. Adams y Patti Breitman.

          Yo tengo los tres y son maravillosos.

          Están adaptados al público americano, ojo, con sus alimentos fortificados, sus soynuts y su todo.

  4. Yo no detecto ese odio que decís. Para poder asegurar eso, haría falta un estudio más profesional y no un artículo de opinión de un nutricionista que siempre tendrá una visión sesgada y objetiva del tema.

    • Hola Álvaro, estás en lo cierto.
      Este blog es de opinión y sí, el odio lo he detectado a base de mi percepción personal, y correcto también: Para poder afirmar que existe un odio objetivo habría que hacer un estudio representativo al respecto.

      Es probable que te encuentres que las más de 100 entradas de Mi Dieta Cojea son sesgadas y subjetivas. Por eso esto es un blog y no una revista con Peer Review.

      Espero no obstante que encuentre el valor que tiene el post y el mensaje que quiero transmitir con él. Objetivamente es cierto (puedes recurrir a las noticias en los medios) que países en los que la Dieta Vegetariana se prescribe de manera más profesional y asentada, no tienen esta clase de “alertas” sanitarias ni histerias.

      • Jo, Aitor, qué paciencia.

        “Está de moda criticar a los que defienden el vegetarianismo y el veganismo como una opción dietética razonable”.

        Cásate conmigo.

  5. Hola Aitor.

    He oído en el vídeo el más menos precio de la B12. Me parece baratísima. Yo soy vegana y actualmente me suplemento con Solgar VM 75 http://www.solgarsuplementos.es/nav/productos/productos/p_multinutrientes/Formula_VM75_Comprimidos.html
    y me cuesta bastante más que eso. Por ello estaría encantada de si pudieras darme la marca o el laboratorio.

    Y muchísimas gracias por el aporte. De verdad, me has dado una gran información de cómo alimentarme mejor y la diferencia humana de comer y alimentarse. Gracias por todo

  6. Yo, lo que no detecto ni he detectado nunca, es una ola de artículos en medios de comunicación(mujer que escala el Everest y muere, niña ingresada, otra niña ingresada…) relacionando la dieta omnívora con la obesidad, por ejemplo. Eso no existe. Lo que sí existe (tengo pendiente un post al respecto) es un tratamiento del vegetarianismo y del veganismo como dietas -o posturas o lo que sea- con carencias y sobre las que hay que tener muchísimo cuidado. Nadie te dice que tengas cuidado cuando le das a tu hijo Cola-cao con tres años y luego un zumo y luego galletas y luego dos filetes con patatas sin una verdura en la mesa. Y yo eso lo veo a diario en mis amigas. En la alimentación que comen sus hijos. Y no es una alimentación irresponsable, ojo: ellos creen que saben comer. Porque en España, la verdura es guarnición y, si no está, no importa.

    Pasta con tomate frito de bote y de 37 a 45 gramos de azúcar por cada 100. Pollo con tomate frito de bote y una cebollita frita por si acaso. Lentejas con chorizo. Cocido con tocino, morcilla y chorizo. Carne en salsa con patatas cocidas. Salchicas al vino. Arroz con tomate de bote y salchichas frankfurt. Ese es el menú que veo en invierno, a diario, en el comedor de mi trabajo. Más unos cuantos platos de lasañas y pasta con queso precocinadas. Gente que, por cierto, está muy delgada y es muy mona. En verano se ven más ensaladas porque un potaje no te entra. Pero las verduras son anecdóticas y siempre comen lo mismo.

    Eso sí: en todos los medios de comunicación está el peligro de una dieta vegetariana (a ver a qué omnívoro le han hablado alguna vez del Omega 3, el magnesio y el zinc y de la B12. Yo me daría con un canto en los dientes si les hablaran de la cantidad ingente de azúcar que se están metiendo para el cuerpo).

    Incluso cuando yo como mal, que muchas veces como mal, como infinitamente mejor que el resto de mis compañeros. Pero a la que le faltan nutrientes es a mí y la que ve cómo le reenvían las noticias de los niños ingresados es a mí. Luego mandas artículos de cómo se produce lo que comemos o de la opacidad de la industria alimentaria y eres una radical.

    Estamos en la prehistoria, en este tema.

  7. A mi no me espantan estas discusiones, porque creo que de ellas se aprende si no somos extremistas, hacia uno u otro lado.

    Esto de que nos falten nutrientes, será si no tenemos cuidado, si no planificamos nuestra dieta…igual que ocurre a quienes usan a diario bloqueador solar y luego tienen osteoporosis, ¿verdad? Ser vegetariano no es comer sólo lechugas como algunos creen, y creo que el problema está en lanzarse a hacer una dieta sin antes haber estudiado, leído y entendido cómo funciona la alimentación.

    Hay gente que en todo busca “conflicto de intereses”, todo lo ve con malos ojos, pero lo ve en los otros… Aitor, tu blog me gusta mucho, eres serio en tus planteamientos, y no debes preocuparte por las tonterías de algunas gentes.

    • De acuerdo contigo, además añadiría: y si se es vegano y a esa persona le importan tres pitos cuidarse? Es que tampoco puede no cuidarse? Todos piden respeto, pero si yo como Vegana quiero vivir de comer solo bocadillos de aceite y tomate, también molesta? Por qué algunos carnívoros se lo toman como algo personal lo que yo deje de comer?

  8. Vivimos en una sociedad decadente y mediocre. El rebaño promedio se esfuerza por derribar a aquellos que tienen voluntad de perfeccionarse. Y los pocos que se cuidan lo hacen por estética. No existe un móvil trascendental. Cuidado con esos aguijones mediocres, muchas picaduras te pueden matar!

  9. Pingback: Las mejores lecturas fitness del verano: ¡entrena tu mente! - El Ojo Cibernético

  10. Pingback: Las mejores lecturas fitness del verano: ¡entrena tu mente! | Ceo Bolivia

  11. Pingback: Las mejores lecturas fitness del verano: ¡entrena tu mente! | Te Apetece

  12. Totalmente de acuerdo contigo, hay cierto rechazo a la gente que elige esa opción, también es cierto que falta información, pero además, que dicha información sea veraz y de calidad. Hay una “cultura” general que dice que si no comes carne y pescado, falta algo en tu dieta, por lo cual, no estas bien alimentado. El vegetariano o vegano suele ser más respetuoso con el resto de las personas que “comen” de todo, aunque también los hay que pierden un poco el respeto…en fin, respetar y ser respetado, es lo más sensato.
    Por cierto, excelenta la charla “dieta vegetariana, mitos y realidad”. Saludos.

  13. Hola, el veganismo no es una dieta, sin embargo el vegetarianismo sí. No son términos paralelos, son totalmente opuestos. Soy Vegana, y es una opción en mi vida, digo no, pero no es una dieta. El mal llamado crudiveganismo es una dieta, pero no es veganismo, porque de nuevo insisto en que el veganismo no es una dieta ni una forma de alimentarse.

  14. Haz fotos de equivalentes nutricionales a una dieta sana y muestralos en comparativa. Nadie haría una dieta vegana si supiese realmente lo que tendría que comer. Y se estaria tragando tóxicos a lo bestia de los productos que les echan…

  15. Dar pábulo a esa teoría del “odio a los vegetarianos” sería como darlo a esa otra que dice que vegetarianos y veganos hablan como si tuvieran superioridad moral respecto a los omnívoros.

  16. Yo no soy vegana, y dudo que lo vaya a ser alguna vez (con lo que me gusta el queso…) Pero me parecen admirables las razones que llevan a la gente a pasarse al veganismo, lo cual admiro y respeto. Y sí, yo misma he sido testigo de esa ola de “haterismo” contra los veganos, incluso admito que hace años fui una de esas personas anti-veganos. No quiero quitarme el 100% de mi responsabilidad en ello (la vida me ha hecho más madura y tolerante), pero creo que tuvieron mucha influencia un par de personas que conocí que se declaraban veganas a bombo y platillo, pero haciendo uso de tal prepotencia y tal desprecio hacia los omnívoros, que se hacían verdaderamente odiosas. Una de ellas por ejemplo, al comentársele que Hitler era vegetariano pero había matado millones de personas, respondió: “Sí, pero habría sido peor si hubiese matado a millones de animales”. Afortunadamente, he comprobado que estas dos extremistas eran un mínimo porcentaje del colectivo, las manzanas podridas que encontramos en todos los grupos. Actualmente conozco a personas veganas (cada vez más, la verdad) que llevan su estilo de vida sin “fardar” constantemente de ello ni verse en la necesidad de “evangelizar” a todos los que no piensan como ellos. Y a mí me encanta hablar con ellos, satisfacer mi curiosidad, compartir impresiones, recetas, etc. Un intercambio sano y pacífico dentro del respeto.
    Perdón por el tocho.

  17. Mi teoría, es que el odio nace claramente de un dedo puesto en una llaga. Las personas cuya dieta es omnívora, se sienten atacadas y muchas lo toman a personal, porque de alguna manera se sienten juzgadas. Por lo que buscan, muchas veces de manera irresponsable y sesgada, cualquier cosa que parezca un buen argumento, para evitar ser enjuiciado o sentir que están siéndolo. A pesar incluso, de que nadie lo haga; aparte de su propia conciencia, la cual le dice, en su yo interno, que está mal,

    Lo que se busca, es reforzar el concepto bienestarista de que comer carne está bien, que es tanto saludable como ético hacerlo. Para el caso del concepto, hay algunas diferencias claras:

    – algunos consideran como bueno, lo que satisface sus gustos y placeres: corresponde a una visión mas hedonista de la vida, suele darse comúnmente en sistemas socio-culturales más pobres, donde a menudo, la vida se basa en lo que se tiene y como se disfruta, muchas veces sin medir efectos colaterales, solo centrándose en un aspecto consumista.

    – otros consideran como bueno, lo que les permite disfrutar mejor de la vida:
    tener buena salud, para esto se basan en 2 errores y falacias fáciles de identificar:
    1.- Falacia naturalista: Todo lo natural es bueno y lo que no es malo
    2.- Lo natural es lo que siempre hemos hecho, por ende deberíamos seguir haciéndolo.
    El error, está, en que se considera a la dieta omnívora, per se, incluso sin necesidad de diagnóstico médico, como algo que DEBIESE llevarse a cabo, ya que, el ser humano ha sido históricamente omnívoro. Muchas personas piensan que llevándose un pedazo de carne a la boca, está cumpliendo con los patrones establecidos de evolución de la humanidad, y que ser vegano, es un acto de des-naturalización.

    – Y una gran parte, se considera y asume como ignorante en el tema, y por pereza no quiere tomar cartas en el asunto. Este es el tipo de gente fácilmente influenciable, pero que proporcionalmente, pierde el conocimiento para volver a ser como antes, sufren de una especie de alzheimer ético, saben perfectamente el sufrimiento que conlleva su dieta, pero dan vuelta la cara basándose en un argumento milenario y de una sabiduría tibetana, “es que la carne sabe rico”.

    Buen blog, saludos.

    • No estoy de acuerdo contigo. Mi teoría es que todo este odio se basa en la ignorancia y cerradura mental de la gente. “Todo lo que no sea hacer las cosas como yo creo que se tienen que hacer y/o como están aceptadas socialmente está mal”.

      En redes sociales yo he visto a muchos omnívoros de tratar de frikis y de ignorantes a los vegetarianos/veganos. Pero he visto a muchos vegetarianos/veganos tratar a los omnívoros de asesinos y de no tener compasión por los animales. Ésto en cuestión de dieta, que es lo que nos atañe en este blog. Pero si entramos en fútbol, en política, en criar a un niño, en cómo ir en bicicleta,… nos encontraremos con lo mismo…

      Todo se basa a un principio muy simple y básico, que cada vez sigue menos gente: “Que cada uno haga lo que le salga de los huevos, siempre que se respete al prójimo”. Ya que a mí me importa un bledo lo que hagas con tu vida. Pero parece que es un imposible en esta sociedad.

  18. Pues yo no entiendo a los veganos que no consumen estos productos por el hecho de que los “animales sufrieron” durante su proceso y compran vegetales huevos etc en los supermercados.. Acaso en esas miles de hectáreas de plantaciones no murieron mas animales que quitaron de sus habitat? donde con un par de vacas podrian equipararse a enorme espacio con plantaciones

    • ¿Tú sabes cuánta “plantación” come una vaca para luego convertirse en filetes? La deforestación masiva se debe a cultivos para el ganado no para consumo humano.

  19. Hola.
    Acabo de ver la conferencia y en realidad mi primera sorpresa agradable es la exposición del ‘conflicto de interés’ que merece un capítulo especial por sí solo.
    La segunda es que declares abiertamente que eres omnívoro, también yo lo soy.
    Y yendo a la cuestión de esta opinión, centrada en parte de la publicación es el hecho de que existe el mismo ‘odio’ hacia los omnis por los veganos, amparados bajo la cobertura de sentirse en superioridad moral, fruto de su ideología ó filosofía alimentaria.
    Es mi percepción personal, no basada en ningún estudio que lo corrobore, pero irrefutable, al menos en lo que observo en redes sociales.

    Particularmente pienso -y aquí podría entrar en juego los conflictos de interés- que se está promocionando el vegetarianismo y el veganismo como formulas para tratar de compatibilizar lo que en sí es una quimera, un imposible y es el hecho de que el ecosistema natural de la Tierra tiene una capacidad de carga determinada y muy probablemente ésta esté en sus límites con una debsidad demográfica actual de en torno a más de 7.436 millones de personas en constante crecimiento exponencial y sí ésta causa no se ataja, de nada sirve ‘promocionar’ éstosnuevos new ages. Ahora en alimentación.
    A lo sumo prolongar más la agonía y despues qué? Alimentarnos del aire.
    A no ser que una ‘imposición’ alimentaria global implique per se la mortandad por desnutrición de miles de millones de personas.
    No se.
    Por lo demás es un lujo y placer la conferencia dada.
    Gracias.

  20. Las redes sociales suelen ser la demostración más palpable de cómo funcionan las masas. Empieza a corearse una consigna y al poco podemos ver a la multitud saliendo a linchar con horquillas y antorchas.

    Pero no obstante en el caso del veganismo yo comprendo que haya un rechazo visceral. Durante los últimos años los veganos y animalistas -ambos grupos coinciden muchas veces- han hecho una campaña agresiva, denostando con desprecio las dietas omnívoras. Expresiones desafortunadas como “comedores de cadáveres putrefactos y cancerígenos” se dedican desde círculos veganos a los que no son veganos. Vídeos de personajes cuando menos polémicos se viralizan con títulos como “Activista vegano PULVERIZA a reportera ignorante”, que resulta bastante violento. Teniendo en cuenta todo este precedente, el hecho de que se haya empezado a criticar abiertamente a los seguidores de esta opción me ha parecido hasta una forma de justicia poética.

    Evidentemente una simple opción alimentaria no es justo que despierte tanta animadversión. Pero ahí está el quid. El rechazo viene a la agresividad y las malas artes de ciertos grupos de “activistas” hacia la mayoría de la población que no ha adoptado esa dieta. A mí en concreto lo que más me revienta es la pretendida
    superioridad moral de los que siguen esta opción y critican a los demás por no unirse a ellos.

  21. El que hace algo diferente cuestiona a los que tienen y quieren seguir teniendo las cosas claras (esos universos recreados en los que nos sentimos seguros). La coacción social, la igualación de costumbres e ideas de felicidad, nos influyen siendo no solo objetos de esa coacción, sino sujetos. Detrás hay intereses que a menudo están organizados contra el bienestar. La comunidad científica internacional INDEPENDIENTE es esencial para liberarnos de muchas esclavitudes y hábitos nocivos. Es necesaria también una cultura crítica. Lo contario de la gregaria e insolidaria que tenemos y nos hace víctimas y verdugos de lo absurdo. Gracias por ayudar a hacerlo posible

Deja tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s