Dieta vegetariana ¡con ciencia!

Hemos tenido una semana de mucho ruido sobre el vegetarianismo.

Una pequeña italiana ha sido ingresada por un déficit nutricional de Vitamina B12. Varios medios lo han atribuido a “seguir una dieta vegana“.

Captura de pantalla 2016-07-10 a las 14.14.05.png

Titular expresado por el periódico “El Mundo” de este suceso

A la vez que otros periódicos han aprovechado para sacar titulares alarmistas y poco responsables sobre la noticia, como es el caso de La Vanguardia con la entrada ¿Pueden seguir los niños una dieta vegana sin riesgos?, donde se oyen varias voces más cercanas a alimentar el alarmismo y poco interesadas en matizar y aclarar el porqué de la situación. Menos mal que ya han salido colegas a poner los puntos sobre las ies.

Aprovecho para hacer un paréntesis y matizar en solo un párrafo que esta niña no fue ingresada por llevar una dieta vegana. Sino por no suplementarse de manera adecuada la vitamina B12, hecho que es necesario si se decide seguir con este tipo de alimentación.

Se tratan por tanto de mensajes equívocos, pues no son atribuibles al tipo de dieta, sino a una decisión irresponsable. Es como si los ingresos de niños obesos los atribuyéramos a la dieta omnívora en lugar de al exceso de azúcar, bollería o alimentos ultraprocesados. Hay que ser justos, y ser conscientes de qué factores son los que desencadenan los problemas de salud. En el caso concreto de Chiara, era la ausencia de suplementación.

Este es uno de los mitos que hay tras las dietas vegetarianas, patentes día a día en la práctica clínica. Para evitar caer en ellos hago la entrada de hoy, la cual es el prólogo de el fantástico libro que es “Vegetarianos con ciencia”. Libro que he tenido la injusta suerte de prologar a petición de mi compañera de Centro y referente en dieta vegetariana Lucía Martínez. El libro lo podéis adquirir aquí.

Vegetarianos con ciencia.jpg

Portada del Libro “Vegetarianos con ciencia”

Agradezco también a ArcoPress y Almuzara la autorización para compartir el prólogo con vosotros. Espero que os guste y que al menos despierte vuestro apetito para leerlo entero:

Prólogo: Vegetarianos con ciencia

¡Enhorabuena!

Como lo oyes. Tengo que comunicarte que tienes entre tus manos la mejor opción para conocer la dieta vegetariana y vegana que existe en castellano.

Nadie mejor que Lucía podría haber sido capaz de integrar todas las cuestiones relativas y de manera tan brillante sobre este modelo de alimentación.

Está claramente escrito para que todo el mundo pueda llevarse mucho a casa, y por eso mismo saldrás con mucho aprendido, repasado, reafirmado o desmentido. Independiente del conocimiento que tengas sobre estas opciones,

Esta obra era necesaria. Especialmente en un contexto en el que se habla demasiado de nutrición, pero poco de alimentación. Qué triste es que precisamente hoy, cuando más conocimiento acumulado tenemos sobre esta materia, todo parece que queda relegado a nutrientes, cifras y etiquetas. Por ello se hace necesario hablar de alimentación con tanta perspectiva.

Alimentarnos es más que nutrirnos, y lo que hacemos como consumidores, como ciudadanos, tiene una repercusión vital (o letal, según se mire) en nuestro modelo de sociedad. Esto lo transmite Lucía genialmente para contextualizar el libro, avisando de antemano que esto va mucho más allá de una dieta. Quien piense que esto va de comer lechuga y cuidar animalitos le quedan pocos minutos de prejuicio. Bienvenidos al mundo donde comer es más que masticar y deglutir.

Podríamos afirmar que hemos llegado a una amarga realidad, tan triste que hace falta tener que escribir obras para defender lo que es ético y saludable. ¿De qué? Precisamente de ataques.

¿Por qué hemos llegado a la situación de ridiculizar a quien intenta hacerlo mejor?

A la práctica de buscar el resquicio, una pequeña grieta en lo ajeno, la incoherencia en alguien que ha dado ciertos pasos hacia un objetivo. La sociedad del siglo XXI no está preparada para aquellos que siempre hacen un esfuerzo, los exprimen, les exigen más… y en lugar de mirarse y analizar qué hacen ellos por cambiar el mundo, buscan cómo los otros no llevan al extremo sus convicciones. Así no, así no es como avanzamos colectivamente como sociedad.

Ya tenemos un mundo que crea suficientes barreras, libros como este empoderan y permiten que las personas tomen sus decisiones de una manera más responsable. Hacen falta más libros así, que den recursos y posibilidades.

¿Y a qué se debe el miedo o el rechazo por parte del personal sanitario? ¿A evidencias o a prejuicios? ¿En qué momento se empezó a prescribir a base de rumores? Probablemente en el mismo mundo en el que se prescribe a base de spot publicitario.

¿Dónde ha quedado el juramento hipocrático o el código deontológico?

Paradójicamente no abundan los sanitarios que se echen las manos a la cabeza con la dieta occidental. ¿Por qué nos encontramos entonces esta reticencia cuando informamos a nuestro entorno “me voy a hacer vegetariano”? Si se aceptan justificaciones tan “pobres” como el correr más o estar más guapo sin que a los sanitarios les tiemble la mano ¿por qué levantar la ceja ante alguien que quiere comer de manera distinta por motivaciones más “completas”?

Quizás es hora de cambiar un paradigma, dejar de escandalizarnos por gente que se quiere hacer vegetariana. Nadie se escandaliza cuando ve a una familia alimentando a su chaval con prescripciones televisivas y publicitarias. Quizás llegue un día donde giren las tornas, y veamos ridículo el comer para tener un culo perfecto.

Tampoco está la situación como para hacer caja a base de la desinformación. Y desgraciadamente la dieta vegetariana y vegana han sido caldo de cultivo de aprovechados que han intentado sacar tajada sin escrúpulos. Poniendo no solo en riesgo a mucha gente, sino desacreditando indirectamente esta propuesta.

No está nuestra sanidad ni nuestra educación para tomar decisiones en base a intuiciones, tradiciones ni gurús. Es momento de desempolvar las librerías, que entre aire fresco y que se aparte lo rancio.

Esta necesidad de refrescarse es como la propia lectura. La argumentación y el guión están genialmente alineados, con la misma soltura y naturalidad que en Dime Que Comes. Escritura que solo puede salir así de fácil de alguien que ha tenido que responder en demasía a injustos razonamientos. Los aspectos sobre los presuntos déficits de esta dieta están resueltos con la solvencia de un juicio. Juicios y prejuicios a los que tienen que enfrentarse las personas vegetarianas y veganas a diario.

Este libro es una parada en un camino de la inercia, una bocanada de aire para pararte a reflexionar cómo se hacen las cosas ante lo “diferente”. ¿El capítulo de cómo enfocar el vegetarianismo es simplemente brillante? pues requiere integrar un universo de conceptos para no caer en los clichés de siempre.

Si tuviera que destacar algo diría que la explicación de la pauta de suplementación de vitamina B12 es exquisita, para enmarcar y ponerle el título de una tesis. Como preciosa es la propuesta de aprovechar los encuentros sociales para hacer esa reivindicación “sana”, de mostrar otras opciones, de forzar un poco, de resultar ligeramente “incómodos” para que el resto de personas se planteen cosas más profundas.

Lucía expresa genial cómo cada pequeño paso cuenta, y cómo a la hora de alimentarse hay muchas más cuestiones a barajar que las que nos hacen creer.

Solo se puede esbozar un “ya era hora” Esto es un libro para personas inquietas, que ven en la comida algo más que un plato con cosas encima. A ti, que lees estas líneas, si ves que la alimentación es algo más que saciar tu hambre, si tienes una mínima inquietud ciudadana, este libro, te va a encantar.

Os lo dice un omnívoro, que no es de ponerse etiquetas pero ha avanzado hasta el “de local y temporada”.  Cada día que pasa en el mundo de la nutrición, soy consciente de que nuestra dieta debería acercarse un poquito más, a lo que a continuación os explicarán en estas líneas.

Aitor Sánchez García
Dietista-Nutricionista y scout

 

Anuncios

52 thoughts on “Dieta vegetariana ¡con ciencia!

  1. Cualquier dieta que requiera de suplementos es una castaña de dieta. La alimentación es comer de todo en su justa medida.

    • Lo siento, pero no tienes ni idea de lo que estás diciendo. Lee, aprende, investiga, debate, rebate, busca o lo que quieras. Pero no aseveres así. Por Dios, por la Salud Pública o por lo que quieras.

    • Hola Eduardo, tienes muchas entradas, vídeos y audios en los que explorar en este blog. Te invito a que bucees por ellos para informarte un poco más.
      Entiendo que es lo que quizás haya en tu mente ahora. Pero te invitaría a que te hicieras una pregunta. Más del 50% de los españoles tienen alguna patología derivada de una mala dieta, y no están suplementados ¿quiere eso decir que una dieta es más o menos saludable por no estar suplementada o no tener algún déficit?

      El hecho de que tengas que compensar un nutriente por una restricción personal no convierte a tu dieta en una castaña.

    • “La alimentación es comer de todo en su justa medida” el típico argumento repetido hasta la saciedad… coma usted gusanos, larvas, escorpiones… son comestibles y otros los comen. O si no quiere irse tan lejos y comer “de proximidad” coma palomas, ratas, gatos o perros… también son comestibles y de proximidad…
      Fuera bromas, mejor lea un poco más y quítese de tópicos.

  2. La misma Lucía, ha afirmado hasta la extenuación que la dieta vegana no es saludable. Simplemente se sigue por una cuestión de ética y moral.
    Así que quian quiera ser vegano, que se suplemente.

      • Simplemente me hago eco de unos de los posts de Lucía en su web:
        “Una reflexión final: si alguien va a apresurarse a escribir un comentario clamando al cielo porque la dieta vegana no es “completa” y necesita suplementarse, por favor que se lo ahorre. Ya lo sabemos :-), gracias.”

        Sacado de este post: http://www.dimequecomes.com/2014/01/tengo-que-suplementarme-la-b12.html

        Hace años que sigo a Lucía, y siempre le he escuchado (incluso en la radio y tb de Baleares), que la vegana, no es una dieta completa (ojo, no digo que sea buena o mala, simplemente digo que no es completa).
        Y no lo digo yo, sino ella.
        Y que por tanto, todo aquel que siga una dieta vegana:
        – Debe estar pautada por un profesional
        – Debe estar suplementada.

        Sólo digo esto (que es lo mismo que pregonáis vosotros.)

        • Por tanto, si no es una dieta completa, si no la suplementamos bien, deja de ser una dieta saludable. Y tendremos carencias (eso lo añado yo, a riesgo de equivocarme.)

    • Yo creo que es muy diferente decir que la dieta vegana se tiene que suplementar a decir que no es saludable… No invente señor Toni

      • Yo no invento nada, simplemente expreso una opinión.
        Yo como de todo y no me suplemento.
        Los veganos se tienen que suplementar. Una pauta alimentaria que “obligue” a suplementarse, no puede ser considerada de saludable.
        La misma Lucía (tiene muchos posts sobre ello), dice que el vegano lo es (o lo tendría que ser), por una cuestión ética y de moral.
        Así que el que quiera ser vegano que lo sea, adelante. Ahora bien, sabiendo que tiene que suplementarse. Que hay muchos que son veganos, pensando que es sano y que no les hace falta suplementarse, y de ahí, vienen los problemas

        • A ver, de todo no comes porque dudo mucho que comas guanos, ratas o perros, animales comestibles y que se comen en otro sitios. Y si quitas el absurdo me apuesto a que hay decenas de alimentos que se consumen en tu país y que tu no los comes. Es imposible “comer de todo”.

          Y lo de que una alimentación que se tiene que suplementar no es saludable es una apreciación tuya, se podría decir que no es “completa” de por sí, pero no que no sea saludable. A ver, que la gente podría tener su B12 comiéndose las verduras directamente del campo sin lavar pero… que quieres que te diga, eso si que no lo veo saludable.
          De todas maneras es una discusión vacía, cuando alguien te saca argumentos del estilo “como de todo”, “como natural”, etc… yo creo que no merece la pena ni discutir

          • Creo que te lo coges con papel de fumar. Obviamente no como de “todo”. No como perros, pero si cerdos y ovejas. Creo que una persona con un mínimo nivel entenderá el concepto. Y no, tampoco consumo coca colas, ni donuts. Pero estoy dando a entender que soy onmivoro y no vegano. Me da verguenza tener que aclarar esto.
            Y aquí ya entramos en cuestiones léxicas y semánticas.
            Cuando alguien, de la altura profesional de Lucia Martinez, afirma (lo puedes leer en muchos de sus posts, o incluso bajándote podcast donde la entrevistan) y dice que la dieta vegana no es una dieta completa, es que es así, y no hay discusión posible. De hecho, ella misma se ha hartado de discutir en el Foro de Unionvegetariana.org, por culpa de las ideas talibanes de sus usuarios veganos. Creo que a día de hoy, Lucía, ya no participa en dicho foro.

            A partir de ahí, seguramente no nos pongamos de acuerdo:
            – Para mí, una dieta incompleta no puede ser sana.
            Ojo, no estoy diciendo que lo que se coma en una dieta vegetariana no sea sano (que lo es), ni tampoco estoy diciendo que una dieta onmívora sea sana siempre (que no lo es).
            Simplemente digo, que cuando se dice que una dieta no es completa, es que tiene carencias. Con lo cual, si yo soy vegano (dieta incompleta), y no me suplemento, voy a tener problemas en algun momento.
            La dieta omnívora es completa. Otra cosa es que se haga mal.
            La dieta vegana es incompleta. Aunque se haga bien.
            No veo yo el concepto saludable en la dieta vegana. Y repito, me he mamado el blog de Lucia y lo poco o mucho que sé sobre el tema es gracias a ella.
            Pero filosofadas y conversaciones vacías las justas: una dieta incompleta, es igual a una dieta con carencias. Entonces, nos tenemos que suplementar sí o sí.
            Si tu dices que una dieta incompleta es sana, creo que tienes un problema.
            Sin acritud.

            • Creo que es necesario hacer una apreciación a este último mensaje mío. Creo que hablar sobre una dieta completa o incompleta es absurdo, de hecho incluir el suplemento de B12 es parte de esa dieta por lo tanto se puede considerar que la dieta vegana es completa si está bien planificada. Es absurdo comparar dieta vegana y omnívora partiendo desde el punto en que ambas estén bien planificadas. Ha quedado demostrado ampliamente en estudios científicos que ambas son igualmente completas, teniendo en cuenta que hay que suplementar B12 en la vegana/vegetariana (hablar de natural o no natural es una tontería si pensamos en la cantidad de cosas que tomamos que no son naturales, aceite de oliva por ejemplo)

              • Que ha quedado ampliamente demostrado que una dieta vegana y otra omnivora, pueden ser igual de sanas??? Ya me dirás estos estudios que ampliamente demuestran lo que dices…

                Esto, es no entender que el ser humano es un ser omnívoro y que por tanto necesita tanto de los vegetales, como de los animales, para subsistir de forma óptima y coherente según nuestra fisiología.
                Una dieta vegana no es una dieta completa. Y esto es objetivo. Una dieta que no contemple ningún alimento animal, no es completa. Como seres omnívoros, necesitamos de los animales. Y sino los ingerimos, nos suplementamos.
                Sino entendemos esto, significa aceptar que el ser humano es un ser herbívoro, y eso sí que no.

                • Ah, y la oliva es un ingrediente natural, que nos da la naturaleza de forma directa. EL hecho de prensarlo y hacer “jugo” y obtener así aceite de oliva, no lo convierte en algo no natural. Esto es de 1ero.(de primaria).
                  Cosas no naturales: donuts, coca colas, galletas, chuches…. (no me irás a comparar eso, con las olivas.

                  Y aaquí, hasta te meto los alimentos procesados, como los granos. Pq claro, ya me contarás como se convierte una espiga de maíz en un macarrón. Eso sí que es antinatural.

                  • Los macarrones se hacen con trigo y el maíz crece en mazorcas y no espigas, monguer! Eres un troll de cuidado, mejor que te vayas a dar de comer a las palomas. Lo que es de primero de primaria es que ser omnívoro es poder comer tanto vegetales como animales (además de otras cosas), que no quiere decir que tengas la obligación de comer animales para subsistir.

                    Pero vamos, si te quieres justificar para seguir metiéndote el entrecot… tú mismo

                    • Omnivoro quiere decir que hay que comer de todo, no que puedas prescindir de los animales. Si prescindes de ello, hay que suplementarse. Que lo dice tu amiga Lucía.
                      De todas formas continua pensando que el macarrón no es un alimento procesado.
                      Y vigilad las IP pq muchos comentarios son hechos desde el mismo PC.
                      Que esto huelo un poco ya, Aitor…

              • Claro que sí, machote, que el ser humano nació con botellitas de B12 que meterse en el cuerpo. Algo muy de la naturaleza, sin duda!

                    • Yo nunca he tomado suplementos de B12 y como muchos productos animales.
                      Me tengo que suplementar?

                    • Sí, te has de suplementar de antipsicóticos… si tanto te has “mamado” el blog de Lucía deberías saber más sobre la B12. Que no te pires ya, troll! xD

                  • No te suplementas con B12 porque los animales que comes son suplementados con B12 en el pienso, ¿es mejor?

                    Y en ciertos casos, si habría que suplementarse, pero eso ya es otro tema no relacionado con veganismo.

  3. Ya sólo el hecho de tener que tomar vitaminas de forma artifical en lugar de introducir dicha vitamina mediante alimentos que se encuentran de forma natural en la naturaleza me parece, precisamente, antinatura.

    Este tipo de noticias surgen en la sociedad actual.

    • La forma “natural” de tomar la vitamina B12 es mediante la suplementación en el pienso de animales estabulados que viven hacinados en explotaciones intensivas.
      Quizás eso también se considere anti-natura bajo ese criterio. ¿No?
      Quizás que algo sea “anti-natura” debe ser obviado cuando una persona decide elegir una restricción por motivos diferentes a esa clasificación. ¿No?
      ¿Es anti-natura comer choped? ¿Es anti-natura comer donuts?

      • Esto sí que me ha sorprendido. Entonces, en una situación en la que los animales no se suplementen y demás, ¿cómo se consigue la B12? ¿Los animales en estado salvaje sí la tienen, y los estabulados comiendo pienso no? Porque si no, ¿cómo conseguían B12 los humanos previos al desarrollo de la ganadería?

      • Igual esto está equivocado (http://vitaminas.org.es/vitamina-b12-alimentos) pero yo diría que hay más formas de meter B12 en tu cuerpo aparte de la carne.

        Pero vamos, que si en el planeta Tierra lo normal es lo que dices, podrá ser antinatura o no, eso da igual, es lo que existe y no puedes evitarlo. Comer sólo verduras sí es algo evitable por uno mismo, si no hay motivos de salud por medio que lo impidan.

        Me llama mucho la atención que das una opinión con respeto y te saltan al cuello.

        Por cierto, chóped lleva tilde.

      • Hola Aitor, en primer lugar enhorabuena por el blog, lo he encontrado particularmente interesante y divulgativo, soy un seguidor de la alimentación evolutiva y en este apartado he encontrado conflicto con este tipo de dietas basadas solo en productos no animales, en mi humilde opinión creo que Alberto tiene razón en parte al decir que no son naturales por que evidentemente nuestros antepasados han comido carne a lo largo de su vida en mayor o menor medida, creo que el que seamos inmunoresistentes al iwal que otros carnívoros o que tengamos desarrollado el intestino delgado y no el grueso ( asimilación de grasas vs degradación de celulosas)son claros ejemplos de ello. Como experto en la materia sabes que en la alimentación evolutiva abogamos por carnes no estabuladas, pescados no de acuicultura y por supuesto no Donuts… 😄
        El tema es que creo que el término no debe ser obviado puesto que eliminan la forma en que se ha abastecido el ser humano a lo largo de su periplo evolutivo de la vitamina 12, amén de otras sustancias necesarias, que creo que es lo que se podría considerar natural, en la dicotomía natural vs artificial.
        Mi intención no es crear ningún tipo de tensión sino abrir debate y que me des una sincera opinión al respecto, de nuevo muchas gracias x tu tiempo y por tu gran blog.
        Un saludo, Eloy

    • Hola Alberto,

      La B12 presente en productos animales proviene también, en la inmensa mayoría de casos, de la suplementación en sus piensos (a no ser que pasten y coman directamente de tierras ricas en bacterias precursoras de B12, y eso es bastante complicado hoy en día).
      Además, habría que plantearse qué es natural y qué no es natural, porque el espectro de casos comprendidos entre esos dos conceptos puede ser infinito y según desde qué prisma se mire está lleno de incoherencias que cometemos a día de hoy, desde usar un ordenador a coger el coche o vivir encerrado en un piso.

      Un saludo.

      • Jajaja Aitor se me ha adelantado mientras escribía, hemos dicho lo mismo.
        Nada que añadir 🙂

        El eterno debate de “lo natural”. De hecho, no hay nada más anti-natural que estarse exponiendo a estas horas de la noche a la luz azul que proviene de la pantalla de mi ordenador inhibiendo mi producción natural de melatonina… dicho esto, buenas noches 🙂

  4. Estoy investigando sobre la Dieta Mediterránea Tradicional en las enfermedades infantiles.
    Cada vez estoy más convencido, de que sus grandes beneficios proceden de su alto contenido en alimentos horto-frutícolas, frescos y de temporada. Los alimentos de origen animal se utilizaban en pequeñas cantidades, “como condimento”. Yo la consideraría una variante de la dieta vegetariana o viceversa. Además había un gran respeto por la vida animal. Además hoy día hay que añadir que ambas tienen un gran respeto por la vida en el planeta, como nos plantea Lucía.
    Estoy convencido de que la dieta vegetariana es una potente opción terapéutca frente a multitud de enfermedades. ¿Por que no hacéis estudios de investigación?
    Adelante Lucía, adelante Aitor, admiro vuestro trabajo.

  5. Pingback: Links de la Semana 10/07/2016 – ElCartografo

  6. Pingback: Bitacoras.com

  7. Pingback: Está de moda criticar a los vegetarianos y veganos | Mi dieta cojea

  8. Pingback: Está de moda criticar a los vegetarianos y veganos

  9. Pingback: ¿Por qué nadie se pone de acuerdo en nutrición? | Mi dieta cojea

  10. Pingback: ¿Por qué nadie se pone de acuerdo en nutrición?

  11. Hola,
    Aitor, ¿Podrías decirme cuál es la dosis diaria o semanal recomendada para suplementarse con vitamina B12?
    Muchas gracias, y un saludo

  12. hola! les recomiendo muchísimo un producto que tomo de la marca vivri, que es un alimento completo, lleno de proteínas, vitaminas minerales y es para bajar de peso y llegar a tus metas de salud , para mas información llamar al +52 5559638847

  13. Pingback: DIME QUE COMES (Blog de nutrición): MI DIETA COJEA, lo del libro es la excusa

  14. Pingback: Sobre alimentación vegetariana, sostenibilidad y reseña del libro Vegetarianos con Ciencia. – Nutrición con pasión

  15. Pingback: ¿Pueden las bebidas vegetales de soja, almendra o avena denominarse “leche”? | La Gulateca

  16. Pingback: ¿Pueden las bebidas vegetales de soja, almendra o avena denominarse “leche”? | Efisalud

Deja tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s