SuperAlimentos: Expectativa VS Realidad

¿Qué sucede si se mezclan a la vez todos los SuperAlimentos habidos y por haber? Expectativas, luego pasa lo que pasa…

Se ha popularizado el uso de la palabra «superalimento» en el lenguaje cotidiano. Sin embargo, no existe ninguna definición técnica para esta palabra; en ocasiones se aplica porque es más completo que el resto de su grupo, o porque hay más estudios sobre sus nutrientes…

Pero en realidad no es nada, yo le puedo llamar a algo superalimento, pero para ti puede ser otra cosa. Para mí puede serlo el aceite de oliva virgen extra, para otra persona puede ser el aguacate.

Personalmente no estoy de acuerdo en acuñar con “superalimento” a diversos productos, escpecialmente por dos motivos:

Por un lado la gente puede interpretar de manera errónea que esos superalimentos que están tomando compensan una mala dieta. No se debería hablar de un alimento que ayuda a curar algo o prevenirlo, sino de un patrón alimentario saludable. Esto es culpa de que siempre se le da más importancia a lo que rodea a un ingrediente en sí que al conjunto de la dieta. Un ejemplo: Hamburguesa de carne ecológica, con pan de semillas de amapola.

Y el otro motivo es que todo el mundo de las alegaciones de salud que rodea a estos alimentos es muy poco riguroso, está lleno de mentiras y medias verdades.

Como no hay ningún control sobre este tipo de alegaciones, y prácticamente la gente cuenta lo que quiere de los alimentos, se comete mucho fraude.

Por si fuera poco, muchos de ellos suelen adquirirse en herbolarios o tiendas de dietética. Son lugares a los que va gente concienciada por su salud y van a comprar “algo para”: “esto para la memoria” “esto para el colesterol” “esto para reforzar las vitaminas”… Son el público perfecto para venderles superalimentos. Cobran un dineral por ellos y no siempre provocan lo que prometen.

Superalimentos expectativa realidad

¿Cómo digerir la información existente sobre superalimentos?

Es imposible repasar todos los superalimentos a los que se le atribuyen propiedades saludables, es mejor considerar estas tres cosas a tener en cuenta:

1) La cantidad. Claro que no todos los alimentos tienen las mismas propiedades, pero es comprensible que un filete de salmón de 200g, va a repercutir en nuestra dieta mucho más que 4 bayas o unas pocas semillas en un pan.

2) Huir de propiedades milagrosas. Cuando a un solo alimento se le atribuyen propiedades curativas o preventivas cuidado. La prevención se hace con un conjunto del estado nutricional, y no por llevar unos pocos nutrientes.

3) Darle la importancia que merece a la dieta global. Va a tener más repercusión que tomes todos los días ensaladas o platos de verdura, hortalizas, frutas, frutos secos… a que te tomes de manera esporádica, unos arándanos.

Para aclarar este y otros conceptos sobre los llamados “superalimentos” no os perdáis este programa de Radio Nacional.

Ir a descargar

16 thoughts on “SuperAlimentos: Expectativa VS Realidad

  1. Creo que tener una dieta equilibrada es la base para estar bien, es muy cierto lo que mencionas de que muchos se aprovechan para mostrar de manera exagerada ciertos beneficios y así obtener grandes ganancias.

  2. Pingback: SuperAlimentos: Expectativa VS Realidad | Gastr...

  3. Estoy deacuerdo contigo a medias. No se puede suplir una dieta con carencias nutricionales con alimentos especialemnte ricos en ciertos compuestos pero por otro lado si que es cierto que existen alimentos en los que su pocentaje de ciertos compuestos ayudan a prevenir ciertas dolencias.

    Por poner un ejemplo: Los citricos son especialmente ricos en rutina y hesperidina que protegen frente a la fragilidad de los capilares, los frutos rojos como el acai, el arandano, el mangostán el camu camu son muy ricos en antocianinas y en otros antioxidantes que protegen frente a los radicales libres y no es mala idea incorporarlos a una dieta sana.

    Si me como 2 hamburguesas, 4 galletas oreo y una cola-cola está claro que por muchos arándanos que tome no se convierte en una dieta sana y nutritiva. Creo que es cuestión de un poco de lógica.

    Yo tengo un huerto ecológico y como verduras de temporada sin pesticidas ni productos químicos, no consumo alimentos procesados ni bebidas azucaradas. Consumo frutos secos sin tostar, huevos de mis gallinas ecológicas. He eliminado el azucar procesada de mi vida. Con todo esto he bajado en unos años más de 20 kilos y mis analíticas son perfectas. Y por otro lado consumo té a diario por su riqueza en catequinas, tomo frutos rojos por su riqueza en sustancias antioxidantes etc.

    No son productos “milagrosos” como nos los quieren hacer vender pero si es cierto que consumiendolos de forma continua tienen propiedades nada despreciables y sus efectos por lo menos en mi caso se notan.

    Muy buen blog por cierto, eres un gran divulgador y tu labor es excelente, ánimo y sigue adelante.

    • Gracias Sergio, sé precisamente a lo que te quieres referir. Obviamente, cualquier alimento frente a un ultraprocesado le gana por goleada. Mira a ver si aquí lo explico mejor y más detalladamente:

      (Lo enlazo al momento exacto, min 8 y 48”)

  4. He escuchado varias de tus charlas, y me has aclarado muchas cosas.
    Amamante exclusivamente a mi hija por un año, después empezamos con las leches comerciales adecuadas para su edad, pero la niña empezó a tener problemas de estreñimiento y falta de apetito, bajo mucho de peso. Cuando la llevamos a los pediatras nos cambiaban la leche pero solo uno nos recomendó eliminarla de su dieta. Cuando informamos eso en la familia, todos se escandalizaron, la pregunta era ¿como va obtener el calcio tan necesario para los huesos? y eso me creo mucha angustia,pensé que los huesos serian débiles, empece a buscar información sobre la soja y me preocupe mas aun, con todo el tema de si es buena o mala.entonces llegue a la conclusion que en la variedad estaba la cura,le preparaba distintos tipos de leches vegetales incluyendo la de soja, y la niña se recupero rápidamente.
    A pesar de que la niña se encuentra mejor de salud ahora tengo la presión de la familia y hasta de mi esposo para que vuelva a darle leche. Es muy complicado el mito de la leche para los huesos esta demasiado metido en sus cerebros y yo como madre y responsable de su nutrición me enfrento a criticas constantes.
    Bueno, solo quiero agradecerte por tu labor y contarte un poco de mi experiencia con los super alimentos.

  5. Pingback: Infografia: Super alimentos – Sergio Morales

  6. Pingback: Analizando el “Dietas a Examen” de Chicote | Mi dieta cojea

Deja tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s