Comer en Albacete. Análisis de “Un país para comérselo”

Anoche se emitió en Televisión Española el programa “Un país para comérselo“, en este programa en concreto se visitó la provincia de Albacete. Ciudad en la que nací, y a pesar de que la abandoné como residencia habitual a los 18 años, es un sitio al que regreso con mucha frecuencia porque gran parte de mi vida sigue allí.

Me gustaría hacer un recorrido por el documental desde un punto de vista nutricional, y añadir los comentarios menos científicos y más personales que se me vienen a la cabeza cuando veo una oferta como la siguiente.

Programa "Un país para comérselo". Albacete. RTVE

Programa “Un país para comérselo“. Albacete. RTVE

El programa se inicia con vistas aéreas en las que se puede distinguir el azafrán, la tamborada, mucha uva y alusiones a nuestro humor manchego. Ese que se lleva en la piel y hace hacer tontunas como esta para FameLab, o esta para Naukas.

Se habla del cine y de la cultura, mientras se ve una imagen aérea de Ayna, en la película “Amanece que no es poco” de José Luis Cuerda. El programa se inicia de manera chanante, con Joaquín Reyes hablando con Ana Duato, en el que en una escena muy de Muchachada Nui (fallos de raccord incluidos) empieza a enumerar comidas típicas de la región.

El encuentro con Cuerda en la capital da inicio a la degustación de los platos. “El clima ha marcado mucho el carácter” “Fantasiosos e inventivos”, “Nos gusta empancinarnos”.

La primera parada lleva a hablar del atascaburras, plato que ya hemos tratado en el blog con la receta gañana. Pasean por el centro de la Ciudad, aparecen calles míticas como la Tejares y locales como El Calejón, donde comen perdiz.

Cambio de ambiente en la ciudad, dando paso a la zona de la Catedral donde visitan la Bodega de Serapio, la siguiente elección es un Ajo de Matadero. “La cosa más fina que se ha hecho nunca” según Cuerda. Un plato que para mí justifica la existencia del pan por sí mismo.

Dejando la capital, y dirección Murcia, llegan a Tobarra. A pesar de que en las imágenes se cruzan montañas, este trayecto poco tiene que atravesar más que una solana inmensa. “La gente de Albacete es la mejor gente que hay en el mundo“. Este tiempo está dedicado al tambor, honor que comparte Tobarra con la localidad vecina de Hellín.

Arroz con conejo y caracoles

Arroz con conejo y caracoles hirviendo

En las perolas tobarreñas buscan caracoles que se alimentan de romero, una especialidad provincial exquisita a la que le dedicamos la entrada de El caracol, ¿es carne o pescado? Sin duda, uno de mis complementos favoritos para el arroz con conejo que preparan a continuación, que acompañan con un vino de la tierra y pan cortado con navaja albaceteña; todo en una mesa adornada con un tapete manchego. (Imposible ver esa escena con hambre).

En Elche de la Sierra le dedican unos minutos a las alfombras de serrín. De vuelta a la capital hablarán de la marca “La casita de los bombones“, un bocado artesanal con diferentes rellenos manchegos.

En la Dehesa de los Llanos, la que es zona de nacimiento del mejor queso del mundo del 2012.

Turno de Almansa, “para y descansa”, donde en El Pincelín, tomarán lo que es sin duda mi plato favorito de cualquier gastronomía: Los gazpachos manchegos. Todavía estoy esperando a que alguna preparación supere el sabor del mejor plato de mi tierra.

En el regreso a la capital se le dedica un tiempo a la cuchillería, artesanía referente en la provincia. Ya en las Bodegas Ayuso de Villarrobledo, la zona más amplia de viñedo del mundo, más de 450.000 hectáreas. En esta misma localidad probarán las gachas, preparadas con harina de almorta. Una comida que degustan con uno de los horizontes más planos que se puede encontrar en la región, apenas sin accidentes geográficos.

Si a estas alturas del programa no estáis salivando mientras veis a Ana Duato tomarse las gachas, esperad al postre. Aparece en escena el dulce más famoso de Albacete: El miguelito de la Roda.

El turno de las montañas llega de la mano con José Ramón, empresario de Las Salegas del Maguillo al que tengo la suerte de conocer, especialmente a sus hijos e hija, con los que he tenido la suerte compartir muchas horas en mi grupo scout. De su mano recorren el sur de la provincia, donde se acercan a la tradición de la resina, y degustarán una caldereta de cordero a fuego “mu lento”, contando el secreto de que salga riquísimo “a l’ultimo”.

A “lo último” también cierra el programa con una referencia cinematográfica de Amanece que no es poco.

En Albacete puede pasar de todo, incluso que el sol se ponga por el otro lado. Por eso ha inspirado a artistas, es amteria de fantasía, y de su tierra brotan de manera silvestre los creativos.

Esta entrada tan poco ortodoxa, la finalizaré de una manera poco ortodoxa también: una encuesta.

Os pregunto cuál es vuestro plato favorito de entre los que aparecen en el programa.

Anuncios

7 thoughts on “Comer en Albacete. Análisis de “Un país para comérselo”

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Pingback: Comer en Albacete. Análisis de “Un país para comérselo” | CookingPlanet

  3. Aunque soy nacida en Elche, me siento albaceteña como la que más porque allí he pasado la mitad de mi vida. A si que me ha gustado muchovel post. A todos los que no lo hayáis hecho, os recomiendo pinchar el enlace de la tamborada, la fiesta grande de Hellin no tiene desperdicio. Y por cierto Aitor, los gazpachos?!

Deja tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s