No hay que alimentar ningún modelo de mujer. La presión de la estética en nutrición

Alimentando otro modelo de mujer. Eso es lo que está haciendo la sociedad desde hace mucho tiempo. Bajo un yugo de presión estética las mujeres reciben directrices de belleza que rara vez son sinónimo de salud.

La imagen perfecta

Es triste que el 60% de las mujeres reconozca que hay que sufrir para estar guapa, o que hasta 1/5 de las españolas no esté contenta con su aspecto físico. Esta cifra, al margen de ser espeluznante, tiene las connotaciones de que la belleza se ha inculcado como aspecto cultural. Es llamativo cómo nos pueden hacer sentir mal por algo que está principalmente determinado por la genética, y por tanto escapa a nuestra voluntad.

Esto afecta no solo a la satisfacción personal, sino que puede repercutir en la salud más allá de la psicológica (como si fuera poco). Los estudios realizados indican que las alteraciones de la imagen corporal pueden ser causa de problemas emocionales importantes durante la infancia y la adolescencia, y que podrían predisponernos a tener trastornos del comportamiento alimentario. (U. Girona)

Hasta las propias campañas que se han hecho para “proteger” y reivindicar tienen un objetivo de marketing, de empatizar con la consumidora y que sienta que esa marca la defiende.

Por supuesto, agradezco de manera especial los esfuerzos y cómo se ha abierto el debate con campañas como las impulsadas por Dove, reivindicando la belleza real. (Portal que inauguró por cierto que ahora está en venta para y anuncia tratamientos de estética).

Pero no olvidemos los fines últimos de las empresas:

Industria cosmética que se lucra con la venta de productos de belleza, bien vista y posicionada por las consumidores porque defiende un “modelo” diferente. 

Me recuerda a cuando a McDonald’s habla de sostenibilidad, o cuando Coca-Cola te invita a que muevas el culo.

A un nivel nacional, tenemos el caso actual de Campofrío, que no solo ha querido empatizar con la crisis, sino que ahora propone “Alimentar un nuevo modelo de mujer”.

En este spot se podía ver a un grupo de mujeres que están sufriendo esta presión en su rutina diaria. Se cansaban de la situación y decidían contra-atacar sometiendo a una similar a los hombres. De manera ingeniosa responden editando un periódico deportivo con consejos y noticias de belleza para el público masculino.

Portada Marca Campofrío

Propuesta Portada Marca por las chicas de Campofrío

¿Qué encontramos finalmente? La oferta de un producto tradicionalmente ligado a dietas de adelgazamiento y a las mujeres. La pechuga de pavo como alimento femenino. Es decir, una instauración del modelo. Una revolución de una noche que acaba reivindicando el pavo, tal y como estaba antes.

Actualmente Campofrío tiene en su web ingeniosos banners “reivindicativos” como el siguiente:

Campofrío banner

Banner de Campofrío disponible en su web http://www.campofrio.es

 Yo me pregunto si de verdad se alimenta a otro modelo de mujer con estas tipografías tan “neutrales”. O si con los nombres comerciales “Finissimas” o “Cuida-t+” alimentan ese modelo:

Tipografía campofrío

Tipografía muy femeninas de campofrío

Por no hablar del envasado. ¿Esto es reivindicativo o es aprovecharse de las tendencias?

Productos campofrío

Productos campofrío

Productos campofrío

Me vais a permitir que sea escéptico y crea que Campofrío no quiere alimentar un nuevo modelo de mujer. Ni que Dove desee una belleza real. Imaginemos por un momento que son puras estrategias de Marketing para que siga rodando el sistema. Porque de no ser así quizás no habría tanta crema, ni tantos productos alimentarios “diseñados” para tal efecto.

¿A cuento de qué sino existiría la idea de hacer creer que hay alimentos para mujeres y alimentos para hombres?
Nadie se lo plantea con el pienso para perro y para perra. Quizás es que la presión cultural estética ahí no esté tan arraigada.

Menos alimentar modelos de mujer, y más alimentar modelos de personas. Al final si no, los constructos sociales colapsan y acaba sucediendo lo siguiente:

Atlas de Anatomía – Buscando la belleza

Anuncios

16 thoughts on “No hay que alimentar ningún modelo de mujer. La presión de la estética en nutrición

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Los de Dove no son tan buenos…en el anuncio que pusieron para seleccionar candidatas para un anuncio, demandaban que las chicas tuvieran brazos y piernas bonitos porque iban a salir en ropa interior o envueltas en una toalla. Ajá. Chica, no tienes que tener una talla 34, pero olvídate de ir al casting si tienes celulitis o alguna mollita por ahí.
    La anorexia, la ortorexia y la vigorexia se están cebando cada vez más en personas jóvenes. Enterarte de que hay chicas de 10 años que se ponen a dieta o adolescentes que no salen del gimnasio en toda la tarde, obsesionados por disminuir el porcentaje de grasa corporal…ponen los pelos de punta.

  3. Es muy evidente que los productos “ligh”, “desnatados” o 0% van enfocados a la mujer. ¿O a santo de que la linea de desnatados de Danone se llama Vitalinea y el envase es lila? ¿no creo cocacola la Zero, en negro y con una tipografia angulosa por que la light era cosa de chicas? ¿el SpecialK o el Fitnnes de nestle no están claramente enfocados a mujeres? los hombres no necesitan “cuidarse” porque con canas, tripa y muslos gordos valen lo mismo. Las mujeres no.

    • No estoy del todo de acuerdo contigo Lucia. Aunque es cierto que el foco principal de este tipo de publicidad, como bien dices, han sido siempre las mujeres, cada vez más los hombres se ven presionados de alguna forma a conseguir un determinado modelo estético.
      En su caso, caracterizado por cuerpos definidos y musculosos. Seguramente esta presión no venga tanto por parte de la publicidad, como en el caso de las mujeres, pero sí viene por otros medios como son los ideales de belleza que representan ciertos personajes públicos (desde modelos masculinos, hasta deportistas, actores o incluso ciertos personajes de la tele del estilo Rafa Mora), o incluso yendo más allá, los personajes que aparecen en muchas series de televisión para niños, o los mismos juguetes que desde tiempo atrás hasta la actualidad han sufrido un asombroso cambio en su aspecto físico (te recomiendo que le eches un vistazo al siguiente artículo que lo muestra de forma clara: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/?term=Evolving+ideals+of+male+body+image+as+seen+through+action+toys. )
      Está claro que la presión hoy en día sigue siendo mucho mayor en el sector femenino, pero cuidado, trastornos emergentes, del estilo de la Vigorexia, que afecta principalmente al sector masculino, están cogiendo cada día más fuerza.
      Deberíamos aprender de lo ocurrido en nuestra sociedad con la Anorexia Nerviosa o la Obesidad, antes de que sea demasiado tarde.

      Un saludo 🙂

      • Puedes discrepar lo que quieras. Luego enciendes la tele y empiezas a contar presentadores con panza y calvos. Y luego presentadoras gordas y viejas. A ver quien gana. Y asi con todo. No estar de acuerdo en que la presión de los alimentos “para cuidar la linea” cae sobre las mujeres es no querer ver la evidencia. Lo siento pero los hombres estais muuuuuuuuy lejos de sufrir semejante presión por vuestro físico, te parezca a ti lo que te parezca. La presión que podéis tener no es comparable.

        • Lucía en ningún momento he querido dar a entender que la presión es semejante, es más te dado la razón en que es muy superior en mujeres, y en cuanto a publicidad es casi totalitaria para el sector femenino.
          Únicamente he dejado ver que si están apareciendo cada vez más casos de trastornos del comportamiento alimentario en los hombres, es porque esta presión está llegando de alguna forma también a nosotros. Y desgraciadamente no es una opinión propia, hay datos que lo demuestran, no es algo que a mi me lo parezca, únicamente échale un ojo a la macroencuesta realizada por Garner en los años 70. En ella se refleja como la insatisfacción con la imagen corporal, aunque ha sufrido un aumento en las mujeres, también lo ha sufrido en los hombres, llegando en 1985 casi a igualar a las mujeres. Sé que a las mujeres se les “castiga” mucho más por su físico hoy en día, en eso estamos de acuerdo, pero los hombres no quedan exentos de presión, era lo único que intentaba decir con mi comentario.

          Un saludo Lucía! 😀

      • Pues iba yo a escribir como ahora los hombres cada vez más sienten esa presión de cuerpos perfectos, pero ya alguien lo ha hecho antes. Sólo añadir que ya hay revistas orientadas al público masculino, que, bajo un supuesto título que alude a la salud de los hombres, lo único que ofrece es consejos para alcanzar cierto canon estético.

  4. Yo es algo que veo claro. Si alguien quiere adelgazar, ha de ser por salud. El tema estético es tan subjetivo… ni siquiera a todas las chicas les sienta estéticamente bien llevar una 36.

    Sobre el tema masculino, lo que pasa es que por primera vez desde la antigua Grecia los hombres empezamos a tener cierta presión por nuestro físico… y somos algo quejicas por ello.

  5. Pingback: No hay que alimentar ningún modelo de mu...

  6. Por ambas partes existe una presión social a estar perfecto, y las mujeres con más diferencia, lo que debemos es compartir esta clase de información para que la sociedad se de cuenta de lo que es verdaderamente importante, si estar perfecta dentro de los canones de belleza o estar sana, y saber así educar a nuestros hijos, enseñarles a comer como es debido y poder explicarles de manera coherente porque comer así y no de otra forma para estar “perfectos”.

  7. Pingback: No hay que alimentar ningún modelo de mujer. La presión de la estética en nutrición | CookingPlanet

  8. Estoy completamente de acuerdo en que la presión mediática por la estética y la perfección es muchísimo más alta en mujeres que en hombres.
    Si es cierto también que en los últimos años empezamos a ver en nuestras consultas hombres con trastornos alimentarios, pero francamente son los menos…
    Respecto a la estética, yo que llevo más de 30 años dedicándome a la cirugía plástica, sigo viendo a diario en mi consulta, casos de personas que necesitan recurrir a ésta no para estar perfectas, más guapas o seguir unos cánones preestablecidos de belleza sino para reparar alguna anomalía, alguna patología que realmente les preocupa.
    Tengo que confesar que son los pacientes más agradecidos y con los que disfruto más.

  9. Pingback: Donuts y Mr Wonderful, obesidad buenrollera | Mi dieta cojea

  10. Pingback: ¿Quién quiere ser normal? | PalmerasDeFruta

Deja tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s