¿Debemos considerar intrusismo cuando se divulga en Nutrición? (Debate)

Intrusismo profesionalCreo que no merece la pena detenerse mucho tiempo en re-analizar el instrusismo en la profesión del Dietista-Nutricionista. La Nutrición es un área en alza, que además tradicionalmente ha sido ocupada por otras profesiones sanitarias. Realidad que supone que a pesar de encontrarnos en el siglo XXI, ciertas disciplinas no encajen de manera adecuada que hay un profesional sanitario formado específicamente para tal efecto.

Cuando un área está en crecimiento constante, se investiga a diario y encima sus repercusiones afectan a toda la población (porque todo el mundo come y está en contacto con la comida), suele ocurrir que esos avances, investigaciones y novedades no se transmiten de manera adecuada a la población.

Taxista información

La época en la que nos encontramos es la de la de la infoxicación, como bien se introdujo el término con el crecimiento exponencial de la generación de contenido. Y muchas veces hay disponible para el lector más “desinformación” que “información”.

Ante este panorama es fundamental la Divulgación Científica, para poder acercar los conocimientos a la población en general, porque es muy importante tener en cuenta que SE DIVULGA PARA LA GENTE QUE NO CONOCE ESOS CONCEPTOS. Para hacer una desambiguación creo que es fundamental describir lo que es la divulgación:

La divulgación científica es el conjunto de actividades que interpretan y hacen accesible el conocimiento científico al público general. La divulgación pone su interés en tanto descubrimientos científicos del momento, como en teorías aceptadas socialmente.

He de incluir en este apartado una mención especial para el #CarnavalNutrición, ¿por qué? Porque es un cocktail que combina todas estas características, ya que intenta acercar posturas sobre un tema en concreto, su impacto es notable y acerca a la población esta información.

Intrusismo Congreso

Uno de los tweets de la AEDN que inició el debate en las Redes Sociales

Creo conveniente traer a colación este debate por varios motivos, uno es los recientes cruces de tweets a modo de debate que hemos podido ver en twitter. Es un muy extenso debate sobre el intrusismo o no en Nutrición alrededor de la figura del Dietista-Nutricionista.

La pregunta que hoy me formulo no discute el intrusismo que está reconocido a nivel legal y sobre el que se tiene todo el derecho jurídico sobre el que actuar, hoy me refiero al de la Divulgación en Nutrición, y sobre la cuál me gustaría saber la opinión de otros profesionales.

¿Quién debe llevar a cabo la divulgación en Nutrición y Dietética?

A raíz de la convocatoria de la 3ª Edición del Carnaval de Nutrición, algunos comentarios de compañeros de profesión se alzaron en contra de el espíritu de esta iniciativa. Para iniciar el debate voy a compartir 3 posturas, entre ellas una es la de un servidor. La primer es la opinión que dejó un Dietista-Nutricionista que cito a continuación, aquí está un extracto, el mensaje íntegro se puede encontrar en el enlace que he facilitado de la 3ª Edición del Carnaval:

Soy dietista-nutricionista y también soy de los que se queja con frecuencia de que todos nos ningunean y de que nuestra profesión no está reconocida. Porque es cierto. Pero, tras leer los posts de este carnaval y los de los anteriores, no os ofendáis si os lo digo demasiado crudamente: No me extraña.

También soy amante de la ciencia y lector habitual de otros carnavales relacionados con este tema: física, química, matemáticas… y nunca me había encontrado con un nivel tan bajo como el de mi profesión. Excepto algunas dignas excepciones, la mayoría son artículos pobres en lo literario, pero sobre todo, en lo científico. […] Los físicos, los médicos, los biólogos o los químicos nos dan sopas con ondas. Si queremos ser una profesión respetada, lo primero que tenemos que hacer es ganarnos el respeto entre la comunidad científica y sanitaria. Con ideas y posts tan mediocres como estos tengo mis dudas de que a corto plazo vayamos a poder hacerlo. Como he dicho, hay algunas excepciones, pero para colmo y por lo que veo leyendo sobre sus autores, muchos ni siquiera son de la profesión.

Imaginad que recopilamos los artículos de todos estos carnavales de nutrición, se los damos a leer a los alumnos más avanzados de nuestra carrera y les pedimos una opinión sincera. ¿Realmente creéis que les gustarían? ¿Pensáis que les resultarían interesantes y les animarían a seguir estudiando? Os voy a dar la respuesta: Casi seguro que les parecerían un tostón. Así de claro.
Señores, esto hay que cambiarlo de raíz. O presagio un negro futuro.” (El Dietista)

Es posible que mucha gente comparta a priori esta visión, es comprensible entender que el nivel de un evento se relaciona con la profesionalidad que lo respalda. A continuación yo compartí mi visión y opinión al respecto de por qué creo que esa perspectiva, al menos en un carnaval o en divulgación, no es la adecuada.

[…] No te voy a negar que en cuanto al nivel científico de los artículos, tienes mucha razón, es bastante pobre, pero sin que sirva de justficación me gustaría señalar que la participación en el Carnaval no está limitada a profesionales de la Nutrición, sino que es libre.

Súmale, que en la realidad actual, de entre las personas que hablan de nutrición, y por tanto son target de esta actividad, muy pocas tienen formación específica. (Poco más de 1/3 de D-N han escrito en estos blogs, y de otras disciplinas científicas poca participación).

Añadamos que es uno de los temas más controvertidos que hay, que la temática de este carnaval es poco concreta (cosa que no es mala) y que es un tema cercano para todas las personas… todo ello lo hace susceptible de que escriba mucha más gente sin formación. A pesar de ello, no se creó un espacio de debate tan enriquecedor como en otros carnavales (contabilicé sólo 9 mensajes que creaban debate de casi 600 comentarios).

Como entenderemos todos, un carnaval de física, o de matemáticas, son temáticas más restringidas, que el público general no se puede permitir normalmente escribir mucho (tendremos nuestras magufadas como en todos lados) pero digamos que la participación es más formada, precisamente porque la divulgación en esas áreas probablemente sea más acotada a nivel académico y profesional. En la nutrición no pasa, porque está al alcance de todo el mundo. Para bien o para mal.

Por otro lado también creo, que el #CarnavalNutrición habrá llegado a personas menos formadas, y con menos inquietud que otros carnavales, el público que puede leer una entrada de este carnaval es más amplia que el de matemáticas por ejemplo.

¿Y eso es malo? Creo que no, está bien conocer distintas versiones, el problema es cuando se intenta PRETENDER. Cuando una persona intenta divulgar como verdad absoluta un contenido específico sin crítica/revisión alguna, en vez de arrojar otro tipo de entrada. 
Para que sirva de ejemplo: A mí entradas del 1er Carnaval, que mostraban el punto de vista de pacientes, experiencias personales con chavales o incluso alternativas culinarias… sinceramente, me son útiles, me aportan eso: Experiencias, herramientas, no las consideraré un referente…

No podemos exigir a una persona que no tiene una formación específica en ciencia que haga una revisión seria de un tema antes de publicar una entrada, pero Sí podemos, y debemos hacerlo con aquellos “profesionales” que quieren serlo. (Continúa…) Aitor Sánchez García

Niños alimentosMi visión, tal y como explica el mensaje, considera el medio de transmisión y no le da tanto peso al emisor. Como mucha gente sabe, mi tesis Doctoral es sobre Educación Alimentaria en la infancia y la adolescencia, y a veces compañeros de profesión se han sorprendido al escucharme decir que quizás no somos nosotros los que tenemos que enseñar a los niños cómo comer. Personalmente considero que he tardado más años en mi vida en formarme como educador que como Dietista-Nutricionista, y sin lugar a dudas pienso que es más fácil enseñar a un periodista/maestro/profesor qué contenido divulgar, que formar en comunicación y pedagogía a un profesional sanitario. (Cosa que no quita por supuesto que haya excelentes profesionales sanitarios que comunican de perlas), esa sería la situación IDEAL pero no la REAL bajo mi parecer.

Para continuar y cerrar el debate, la 3ª opinión, de una participante del Carnaval que no era Dietista-Nutricionista:

[…] No soy dietista-nutricionista, pero he participado en este Carnaval. No soy experta en nada y jamás osaría participar en un Carnaval de Matemáticas, Física, Bioquímica..nunca..y me los leo todos (no, pero muchos si) ¿Por qué alguien como yo se anima a participar cuando el tema es nutrición? Como bien dice Aitor Sánchez, (Mi dieta cojea), es un tema que nos toca a todos y muy de cerca. Y en en efecto, todos nos creemos que sabemos y por tanto hablamos.

Aunque el anfitrión (espero me perdone por esto) propuso un tema concreto, lo ha dejado abierto a la imaginación de cada participante. Y yo me he aprovechado. Me paso el día formando manipuladores, enseñándoles a respetar los alimentos, escuchando sus preguntas sobre si el “actimel impide que nos crezcan las bacterias”, sobre si los “huevos son malos para el colesterol solo cuando están fritos”, etc..me he dado cuenta de que me he hecho experta en la ignoracia del consumidor…que en cuanto les hablas de cis, trans, conjugados, soluble o insoluble, en general, las orejas se les cierran. Pero eso no quiere decir que la nutrición no les preocupe.

Cada uno en su blog elegirá para quién divulga, si para sus pares o para los legos en la materia. Y en todo lo que se refiere a la alimentación-nutrición, sí que hay que cuidar mucho el mensaje, desde luego, pero hay que saber llegar a la gente, por que si no Dukan les ganará siempre la partida…¿por qué? porque habla el mismo lenguaje..

Y lo peor de esto es que esa gente que confía en los magufos, no les lee a ustedes (la gran mayoría no maneja estos medios,aún) pero sí va a la feria del libro y se lleva “Los postres de Dukan”, que lo he visto esta mañana…mecagüenlamar…

Y somos muchos los que sin ser “expertos”, les leemos, aprendemos y recomendamos. Nos gusta aportar nuestro granito de arena al bien común y además, muchos, estamos en contacto directo con el consumidor…muy directo…ese consumidor al que las leyes de Kepler le importan un carajo, pero su salud no, aunque tampoco la entienda.

En resumidas cuentas, y perdón por el rollo, busquen la excelencia, desde luego, pero no nos echen de estos foros, por que entre todos conseguiremos mucho más.

Y si no, el siguiente valiente que organice un Carnaval…y yo monto un Carnavalito..
Perdonen el rollo, podía haber escrito un post y haberlo presentado aquí.;-) Patricia García Berruguete

Creo que estas tres opiniones pueden despertar el debate para animaros a participar y compartir vuestra visión sobre quién debe divulgar en nutrición. Os animo a dejar vuestra opinión y enriquecernos con las aportaciones que se generen.

¿Quién debe divulgar en Nutrición? ¿Corresponde esta misión al Dietista-Nutricionista? ¿Qué peligros entraña que haya otras profesiones no tan formadas técnicamente? ¿Qué ventajas tiene que divulguen más profesionales?

Os invito a participar en la V Edición del Carnaval de Nutrición, que se celebra en el Blog Dietistas-Nutricionistas.

Intrusismo sanitario

¡Muchas gracias!

Anuncios

35 thoughts on “¿Debemos considerar intrusismo cuando se divulga en Nutrición? (Debate)

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Voy a dejar la primera opinión: yo no soy D-N, y divulgo sobre nutrición (o lo intento). Soy de las que divulga a nivel “bajo”, mis posts los entiende todo el mundo, no solo la gente formada en nutrición o en ciencia. Y creo (y sé, porque me lovdicen por mail) que mucha gente aprende cosas de lo que escribo, que para nosotros son muy básicas pero ellos no las sabían. Eso es importante.

    En opinión del primer comentario que has citado, yo sería una de esos especímenes vergonzosos de bajo nivel científico que osan “divulgar” sin ni siquiera tener diploma en la pared (o teniendo el diploma equivocado). Pues si, es verdad.

    Pero una reflexión: las personas que leen blogs en internet no aspiran a leer textos que parezcan sacados del ADA Journal. Y los profesionales que busquen información técnica sobre un tema, no creo que se dirijan a los blogs (al menos en primera instancia). Hay blogs de nutrición con entradas super curradas, muy técnicas y documentadas, que parece que estas leyendo los apuntes de la carrera ¿para qué? luego no los visita nadie. Porque son un rollo, un tostón de post, eso da una pereza que te mueres. La gente lee blogs para entretenerse. Escribir posts en modelo libro de texto creo que es un error, por muy científico que sea y muy respetable que les parezca a los pares.

    Luego estáis los que como tu o scentia por ejemplo, sois capaces de aunar ambas cosas: que sea entretenido y que sea muy científico, y a otro nivel, Basulto también es de los que te llena de datos técnicos sin que pierdas el hilo y el interés de lo que estás leyendo. Pero sois cuatro privilegiados los capaces de ello, es muy difícil.

    Creo que la divulgación ha de ser entendible, clara, explicada con palabras sencillas. Los alardes de tecnicismos mejor dejarlos para otros foros. Y ser claro, sencillo y entendible no está reñido con ser verdad o con ser riguroso, Que a veces parece que si no citas 20 estudios de Pubmed y usas palabras enrevesadas no vales nada.

    Como en todo, hay gente más dotada y menos dotada para comunicar, como en todas las profesiones.

    Respecto a la pregunta de si creo que deben divulgar sobre nutrición otros profesionales además de los DN, pues es obvio que opino que si, por la cuenta que me trae. De hecho creo que los mejores blogs de temas de nutrición y alimentación no los escriben DN (salvo este), mal que os (nos) pese.

  3. Genial el post y brillante el comentario de Lucía.

    Por la situación laboral y profesional de los dietistas-nutricionistas, se llega a un nivel de tensión en conversaciones con otros profesionales que se sitúan al nivel de “ultras de equipos de fútbol”. Hay una facilidad para perder las formas (en especial virtualmente en internet) y para imponer los argumentos de uno sobre el otro sin ningún deseo real de escuchar.

    Un tema es quién puede y debe pautar dietas. Para esto existe la profesión de dietista-nutricionista y así lo recoge la ley. Otra es quién puede hablar de nutrición. Y nuestra opinión es que “cualquiera que hable con rigurosidad del tema”. Y esto no incluye a “todos” los profesionales.

    ¿Todos los que hablen de fútbol tienen que ser futbolistas? ¿Todos los que divulguen sobre tecnología tienen que ser informáticos? ¿O todos los que escriban en medios de comunicación (incluido internet) han de ser periodistas?

    Y aquí deberían de actuar las Asociaciones y Colegios para notificar y, si procede, sancionar a aquellas personas que transmiten mensajes falsos. ¿No debería de estar preocupado un Colegio Oficial o una Asociación de Dietistas si un miembro suyo escribe un libro sobre “la dieta del grupo sanguíneo”? ¿O si una empresa divulga utilizando dietistas-nutricionistas productos fraudulentos para la pérdida de peso?

    La profesión tiene un doble problema de intrusismo: externo, con personas no cualificadas ni preparadas para ejercer la profesión de dietista, e interno, con dietistas-nutricionistas guiados por intereses (o necesidades) económicas.

  4. Muy interesante el post!

    Creo que Lucía tiene razón, escribir sobre Nutrición no deber ser exclusivo de los D-N, pero sí que creo que el tener una formación, ya sea de técnico o de diplomado/graduado, influirá sobre la calidad de los posts.

    ¡O debería influir! Por que tal y como comenta Alimmenta hay muchos D-N que nos hacen un flaco favor, y promocionan productos o dietas que no son saludables. Incluso participan en blogs o webs aportando información errónea y perpetuando mitos en la alimentación.

  5. Desde mi punto de vista, como Dietista-nutricionista y redactora de un blog de nutrición, debemos fijarnos en el contenido y no en quién lo escribe. Si la información tiene una base fundamentada y está redactado de una manera entendible y cotidiana pero sin perder ese rigor científico ¿qué más da si es biólogo, dietista-nutricionista, periodista o cocinero? Yo qué queréis que os diga pero me quito el sombrero y soy fiel seguidora de “muchos de esos intrusos” que divulgan en materia de nutrición y que no tienen la formación académica de Dietista-nutricionista, es más, más quisiéramos muchos DN tener su capacidad de comunicación y poder transformar los tecnicismos en un lenguaje que sea apto para todos y fácil de digerir.

    Por otra parte, teniendo en cuenta que la nutrición es una temática que da pie a la participación de la mayoría de la población porque la alimentación forma parte de nuestro día a día, si veo necesaria la revisión de muchos artículos que por su contenido pueden albergar riesgos para la salud de los lectores. Ahí, tal y como ha recalcado Alimmenta, creo que es clave la figura de los Colegios y Asociaciones para que “sancionen” de alguna manera estos contenidos. Al fin y al cabo la nutrición está en boca de todos pero es una herramienta decisiva en nuestra salud. Personalmente cuando leo barbaridades en la red -o lo leo en medios escritos o en la tv o en la radio- me echo las manos a la cabeza no porque existan personas que hablen sin una fundamentación sino porque los profesionales que sí disponen de esos conocimientos lo permitan.

    Nuestro deber, o por lo menos yo lo entiendo así, debe ser acabar con la desinformación y proteger la salud de la población con una adecuada educación nutricional pero si nuestros colegios y asociaciones no nos respaldan en esta labor difícilmente podremos hacernos un hueco en esta profesión y llamarnos “profesionales”

  6. Mi respuesta es que absolutamente no, la divulgación no tiene que ser hecha necesariamente por gente especializada en la materia. En primer lugar porque los mejores divulgadores no son necesariamente licenciados en todas las materias. Un divulgador tiene que tener dotes de comunicador y dotes de comprensión científica superiores a la población (por eso va bien si el divulgador tiene formación científica o sanitaria, claro).

    En mi campo, he visto con horror a gente asegurándome que creen fervientemente en la teoría de cuerdas porque lo vieron en un documental. ¿Yo? Sinceramente, aún me sorprende que se encontrara el Higgs, y no soy el único como pretenden hacer creer a la población, como para encima creerme la teoría M. Un buen científico tiene que ser por encima de todo una persona escéptica, no puedes creer en tu hipótesis, sólo en los hechos que la comprueban, y que conste que eso es algo que no abunda en ningún campo.

    ¿El problema? En la divulgación nutricional hay muchísima gente que no es escéptica, y tristemente es algo que veo incluso en blogs llevados por nutricionistas, me da la impresión de que hay algunos que no dudan de lo que ponía en sus apuntes. Entonces el público en general se encuentra con que no sabe qué creer, y como el clásico ”comer menos y hacer más ejercicio” no les funciona por la razón que sea, dejan de fiarse del D-N. Luego lo que ocurre es que precisamente como contrapunto hay quien divulga sobre nutrición diciendo prácticamente lo contrario, pero de nuevo lo hacen sin el escepticismo necesario a la hora de hablar de ciencia. De nuevo la gente no sabe qué creer, y como lo de siempre no les funciona prueban todo lo contrario y dejan de tomar leche, hidratos de todo tipo, gluten, o se toman el salvado de avena a cucharadas.

    Es cierto, la divulgación en nutrición es un lío de opiniones. Pero sinceramente, ¿es un feudo exclusivo de los no-nutricionistas? No pretendo desprestigiar a toda la profesión, pero igual que hay médicos que ofrecen servicios de homeopatía, hay nutricionistas muy simplistas o científicamente incluso incorrectos. Pero eso lo he visto en gente de enfermería, fisioterapia, medicina… Entiendo que se pretende hacer una enseñanza práctica de una disciplina y por eso en al carrera no os podéis entretener a aprender todos los fundamentos desde lo más básico para saberoslo al dedillo, o no sé, quizá sea que hay malos profesores y malos alumnos. Pero es la única forma en que me explico que haya médicos que hagan postgrados en homeopatía o nutricionistas que citen a Deepak Chopra. A mí estos dos últimos ejemplos me parecen más peligrosos como divulgadores (y profesionales) que un químico que habla de nutrición.

    Siento haberme enrollado :). Es que es probable que la divulgación sea la parte que más disfruto de mi trabajo y me duele profundamente cuando se realiza incorrectamente, confundiendo a la población.

  7. Ante todo muchas gracias por la mención, aquel día me animé a comentar después de leer el tuyo.
    Mantengo lo que dije en aquél momento y estoy de acuerdo con lo que dice Lucía.
    En lo que a mí respecta, cuando toco temas de nutrición lo hago de una forma tangencial, por así decirlo: lo podríamos englobar en un círculo más amplio de vida saludable, hábitos correctos o consumo consciente. Tanto en el blog como en mis cursos o charlas no se me ocurre dar pautas o consejos dietéticos.
    Pero yo, aunque no sea una experta en D-N, tengo las ideas bastante claras y además (me imagino que como cualquiera que escriba un blog) conozco a mi público. A mí no me leen dietistas (bueno, alguno si, pero son amigos) ni científicos. Me leen los consumidores (amigos también :-|) y yo dirijo su atención a diferentes sitios dependiendo del mensaje que quiera hacer llegar. Y me apoyo en tu blog, en el de Nicolás, en de el Alimmenta, en el del otro y en el de la otra. Vosotros los expertos liberáis vuestro conocimiento y yo os uso de fuente: retuiteos, menciones en el blog, entradas compartidas en la página de facebook.
    Precisamente porque no todo el mundo está preparado para leer y entender lo que dicen los expertos, hace falta esa divulgación de baja intensidad (pero no por ello falta de rigor) que consigue el objetivo que todos queremos: informar, pero también formar. Y a cuantos más lleguemos entre todos, mejor.
    Y aquí metemos la labor educativa de la divulgación: hay personas muy muy preparadas escribiendo sobre los temas en los que son expertos pero que su tono es tal, que dan ganas de no seguir leyendo. Me cuesta definirlos como divulgadores porque nunca van a conseguir ese cambio que creemos necesario en el consumidor sino todo lo contrario. Por eso tienen éxito tíos como Dukan, por que son cercanos y nunca tratan al que no sabe como si fuese gilipollas.
    Hay que cuestionarse seriamente lo que cada uno pretenda con su blog o sus charlas…si es formar, el tono con el que nos hemos de dirigir al público es igual de importante que el mensaje, por que sino este no llega como es debido.
    Y estoy contigo, no sois vosotros lo que tenéis que enseñar a los niños, porque a los niños se les enseña en casa. Las actuaciones deben ir dirigidas a padres, madres, personal de comedor, profesores…porque son ellos los que tienen abierto el canal de comunicación con los niños y los que pueden predicar con el ejemplo.

    En fin…muy buen tema de debate, Aitor. No descarto volver a participar.

    Y gracias de nuevo..

    Patricia García Berruguete.

  8. Buenas tardes, desde mi punto de vista sí que pienso que debe primar que sea el Dietista-Nutricionsta o aquellas personas con formación reglada en la materia (ya sean técnicos, personas que han hecho un master etc..) los encargados de divulgar temas de Nutrición y dietética y sinceramente yo sí que veo algo de intrusismo que una persona no cualificada en este ámbito escriba o divulgue acerca de la nutrición, por que si no ¿dónde ponemos el límite? ¿de quién nos fiamos? Si queremos que se nos tome en serio y se nos respete como profesionales y si queremos evitar el intrusismo en nuestra profesión debemos defender las competencias que nos corresponden.
    He visto infinidad de blogs escritos por personas sin ninguna formación en Nutrición divulgando acerca de dietas y productos milagro para adelgazar, atribuyendo efectos mágicos a ciertos alimentos y un largo etcetera de barbaridades… que sinceramente pienso que esto lo que hace es desinformar y engañar al consumidor. Y pienso que hay que denunciar este tipo de blogs para no crear más confusión entre la población. En resumen , ante todo que sean los dietistas-nutricionistas los encargados de divulgar información acerca de la nutrición, alimentación y dietética. Un saludo!

    • Y no crees que también hay DN desinformados ? porque en mi caso he leído muchas barbaridades de otros compañeros de profesión…¿no crees que el límite lo tiene que poner el Colegio o la Asociación, que para eso se les paga? Creo que el título universitario ayuda en la rigurosidad de la divulgación pero, sinceramente, no es la panacea

    • No estoy de acuerdo. Eso es como decir que en la carrera de nutrición, solo deberían enseñar dietistas-nutricionistas, o en la de medicina solo médicos. La ciencia es multidisciplinar, y si se restringe en la docencia o en la divulgación de esa forma, se perderá riqueza y avanzar. Creo que una cosa es la docencia e investigación y otra la práctica clínica, donde ahí si que legalmente se establecen las competencias.

      Yo soy químico, me apasiona la nutrición (estoy haciendo el grado y el doctorado) y me gusta la docencia y la investigación, tengo un blog en el que escribo menos de los que me gustaría por no poder sacar tiempo, pero no se me ocurre pasar consulta ni dar consejos nutricionales (hasta que tenga el título), simplemente comunico los avances que me parecen interesantes.

      No perdamos el norte, la nutrición la hacen los nutricionistas, los bioquímicos, los biólogos, los genetistas, los médicos… otra cosa es ejercer la clínica.

      • Mhhh interesantísimo debate. Si me permitís opinar como dietistas-nutricionista y doctor (tesis y especialidad nutrición) y profesor de dietistas-nutricionistas (universidad, 12 añicos ya) y divulgador, atisbo varias cuestiones que vertebran el debate. Entiéndase de entrada que soy uno de los primeros en sufrir en mis carnes y en la de mis alumnos (cuando me preguntan qué salidas profesionales hay) el intrusismo. Opino:
        1- Para divulgar sobre cualquier disciplina se debe estar formado, con lo que el dietista-nutricionista (D-N) posee la más adecuada formación para ello. Aun así deberíamos considerar la diferencia entre nutrición y dietética (¡lo primero a aprender en la carrera!), ya que indiscutiblemente el D-N está mejor formado (con respecto a otros profesionales, y con larga distancia) en dietética pero no podemos obviar que existen otros profesionales médicos que igualan o incluso pueden superar los conocimientos específicos de nutrición de un dietista-nutricionista, por formación y experiencia exigidas durante su formación. De hecho, yo aprendí bastante más nutrición en las prácticas de hospital que la que recibí en la universidad. Y me enseñaron endocrinos con décadas de experiencia en nutrición (eso sí, de platos, raciones y nutrientes en los alimentos, muy peces estaban…). Moraleja 1: Habla de lo que sabes y un título no lo es todo.
        2- Divulgar puede ser una labor periodística, pero para divulgar ciencia (con todas las letras), por esa regla del punto 1, también se tiene que conocer el método científico. Por desgracia, somos aun pocos los que investigamos en nutrición y dietética y que lo hemos acreditado mediante cuatro años realizando una tesis doctoral. Por suerte el número de doctores en esta disciplina va in crescendo, aunque es aún anecdótico. En este punto es donde personalmente atisbo uno de los problemas en la divulgación en general (en ocasiones, como se apuntaba incluso entre amigos/as profesionales), ya que cuando se tratan temas de una profundidad científica importante, más allá de la dificultad de explicarlo sencillamente (que no es fácil, todos la cagamos alguna vez), a veces se nota en los escritos que los divulgan la falta de conexión con el método científico. Creo imprescindible un sólido conocimiento del método científico para poder divulgar, si no el doctorado al menos una acreditación externa y objetiva desde el ámbito de la ciencia. Moraleja 2: La ciencia mola, pero cuidado con el vulgar divulgar.
        3- Un entorno que enfrenta una marabunta de gurús trasnochados, vendepócimas y cursilleros que opinan (y lo que es peor, que se permiten asegurar) sobre nutrición y dietética con promociones y promociones de profesionales expresamente formados en esa disciplina, evidentemente, se caldea. No es para menos con tanto y tan dañino intrusismo. Los D-N son profesionales jóvenes con una importante y sólida formación en una disciplina que ningún otro cuerpo de profesionales sanitarios controla: la dietética (ya he dicho antes que sobre nutrición no opino exactamente igual). Son los ÚNICOS que saben transcribir los mensajes de la salud a través de la dieta al lenguaje de la calle, de casa, de todos, de cualquiera. Así, tienen que ver cómo las empresas alimentarias sacan el omega-3 del pescado y lo meten en la leche (y nos la bebemos), sacan el potasio del plátano y lo meten en un yogur (y lo tomamos) y avisan que pronto tendremos chorizo con fibra dietética (mola ¿no?). También tienen que ver cómo la administración (en la que no hay casi D-N) no hace más que dar palos de ciego con tanta estrategia alimentaria (comunitaria, nacional, autonómica, local) en la que gasta muchísima pasta sin resultados, porque se limita a informar (la gente ya sabe lo que tiene y no tiene qué comer, pero los que se lleva el gato al agua son las grandes empresas de jamberguer y refresquillos… ¿cómo lo hacen..? los D-N lo sabemos, la administración no. Y tragar además que la editora de Dukan de clases magistrales de alimentos naturales por platós cegadores (entre iluminación, iluminados y pseudoestrellas). Moraleja esquimal (3): No me calientes que me hundo.

  9. En mi opinión y como bien dicen arriba lo importante es el mensaje, no el emisor. Sinceramente cuando entro a leer un artículo no voy a ver quien lo escribe o que titulación tiene, únicamente me dedico a disfrutar del contenido, mejorar mis conocimientos y en el caso de que sea distinto a mi forma de pensar pues debatirlo con gusto. Lo que no puedo tolerar es que se “permita” que una persona diga que en una dieta se prohíben los carbohidratos después de las 5 de la tarde porque se acumula como grasa o que la fruta esta prohibida únicamente porque sea D-N. Obviamente gente con información desfasada hay en todas las ramas (Incluido la mía), por eso creo que en un tema como la salud, los profesionales de este campo debemos apoyarnos y ayudarnos a mejorar y actualizar conceptos independientemente de la titulación. Incluso como opinión personal, mis mayores conocimientos han llegado fuera de la licenciatura y a través de personas que ni siquiera tienen una titulación relacionada con ciencias de la salud. Un ejemplo es el caso de Punset, una persona con titulación en letras y que realiza un programa de ciencias(e incluso con un libro sobre ello) ¿Debe entonces dejar de escribir hasta que tenga una titulación de ciencias? ¿Debo yo dejar de acerca contenido al público por no ser D-N? Creo que la respuesta es clara, lo que te hace mejorar como persona y como profesional es ver las cosas desde un punto de vista distinto al tuyo, poder compartir opiniones, y en el caso de estar equivocado, admitirlo y saber que aunque hoy seas el “aprendiz”, mañana puedes ser “el maestro”. Un abrazo, y gracias por la invitación

    • Hola Sergio,
      De acuerdo sin duda con tu mensaje y la importancia del contenido y el medio frente a la falacia de autoridad.

      Sólo matizar una cosa, y es que a mí Eduard Punset no me parece un buen divulgador, porque peca demasiado de la falta de rigor, mezcla información de vanguardia excelente con pseudociencia y charlatanería gourmet. Eso hace que el público que ve sus programas equipare al mismo nivel los últimos avances en Alzheimer con los poderes de Uri Geller o los discursos de Deepak Chopra.

  10. Se que en el caso de la Nutrición nos topamos con un aspecto demasiado sensible, ya que afecta de manera drástica a la salud de los sujetos, pero estoy de acuerdo con Lucía y Naira y, muy especialmente, con Demóstenes; aviso, previamente, que mi comparación, lo que haré ahora, puede sonar a comparación impertinente e incluso falaz, pero no lo es: lo que da esa apariencia es que, en vuestro caso, habláis de salud y las cosas se complican más que hablando de ciencia, de filosofía o de feminismo.

    Yo soy Lda. en Filosofía y mi tesis trata sobre Sociología de la Educación; en un ámbito y en otro, la gran mayoría de los blogs son absolutamente academicistas y formales: no los entienden más que las/os “iniciadas/os”. Es verdad que, cuando hablamos de la Educación (otro pilar) eso supone un grave problema, unido a las pajas mentales que tanto abundan tanto en ese aspecto como en el aspecto sanitario que vosotras/os tocáis. En Filosofía la divulgación roza lo inexistente y ridículo y sucede de un modo parecido a la divulgación científica: solo se salva Investigación y Ciencia, y poco más. Los libros que divulgan Filosofía suelen ser un cúmulo de estupideces, con honrosas excepciones. Pero YO soy la peor divulgadora del mundo: yo no se simplificar mi mensaje, yo no se escribir clarito y breve, y que se me entienda, salvo en un aula, hablando y paseándome, y viendo la cara de adolescentes que me miraban como una vaca a un tren. Soy una pésima divulgadora de la filosofía y una mala (no llego a pésima) divulgadora de temas educativos, y una extremadamente pésima divulgadora de teoría feminista. Y mis conocidos y conocidas con formación similar y superior a la mía son casi peores que yo.

    CONCLUSIÓN: ¿Hace falta un título para divulgar? NO. El academicismo nos pierde y además, por deformación profesional, nos resulta demasiado difícil evitar un lenguaje opaco y complejo, y además, a muchas personas, nos supone una misión imposible evaluar los conocimientos de lectores y lectoras profanas en la materia. En este caso de D-N sucede lo mismo: centinel o Aitor lo hacen muy bien, pero personalmente, profana una, Lucía me aclara más cosas y seguirla no me suscita millones de dudas (se que es bueno dudar, pero…. ¿y qué como yo?). No podéis hacer nada contra magufos, y no van a llegar ni a vosotros/as ni a una consulta D-N (donde les pueden vender la moto igual que una consulta magufa, y lo sabéis, por desgracia).
    Para divulgar hay que saber narrar. No hace falta el título, sí conocimientos y, también, un conocimiento profundo de la realidad social de la audiencia

  11. Como ha dicho Lucia, y con mucha razón en todo, nosotros también nos podemos englobar dentro de los divulgadores a “nivel bajo”, eso sí, a mucha honra. Puede parecer sencillo, pero no lo es. Todo lleva un gran trabajo que no se ve, y por no dirigirnos a grandes profesionales, sacando a relucir los puntos y comas que tiene un estudio científico, quien dice uno dice cien, nos pueden tachar de eso, de divulgadores mediocres. Nos gustaría ver a muchos de los “grandes entendidos”, en todas las profesiones cuecen habas, y en la de DN también, explicar a una persona sin mucho conocimiento cualquier tema complicado en nutrición, que a nosotros por los conocimientos que tenemos nos parece la mayor tontería del mundo.

    Lo bueno de la ciencia, es que tiene muchas ramas y materias, divulgar con conocimiento en nuestra opinión es muy importante, y a la vez enriquecedor. Plantear un tema desde diferentes puntos de vista es lo mejor que se puede hacer; gracias al III Carnaval de la Nutrición que celebró Scientia, nosotros participamos con 2 post o entradas, dado el tema tan abierto.

    El primero para explicar de forma sencilla la reacción de Maillard, esa por la cual el pan al tostarlo se queda marrón.

    Y el segundo, y en relación con todo lo dicho, divulgamos sobre un mismo tema 6 personas y 4 blog. Sí, 6 personas (buenos blogueros y mejores amigos y personas), y es de las cosas que más orgullosos nos sentimos. Tener la oportunidad de divulgar 6 expertos de diferentes materias pero todo desde el conocimiento. Una química, un ingeniero técnico agrícola, una formadora en manipulación de alimentos, la gran Patricia García Berruguete (que bien ha mencionado Aitor su comentario en este post), y tres dietistas-nutricionistas (servidores). .

    Entre los 4 blog, formamos un equipo multidisciplinar y desde nuestro campo hablamos de las conservas, y cada uno publicó su entrada para el carnaval enlazando cada post al del resto. Y conseguimos entre los 6, llevar un mismo tema a todos los públicos, eso sí, desde diferentes aspectos o puntos de vista, empezando con qué es una conserva, y pasando por higiene, conservación por aditivos y punto de vista nutricional. Y no por ello, les tachamos de intrusos en nuestro campo.

    Eso es ciencia y divulgación, formar equipos multidisciplinares, donde se aúnen conocimientos para llegar a más, basta de enfrentamientos y pataletas de críos de 5 años, así no llegaremos nunca a conseguir nada.

    Y como bien se puede recoger del pensamiento de Ortega y Gasset, “no existe una verdad verdadera, existen diferentes puntos de vista que juntándolos forman una verdad”. La ciencia es lo mismo, siempre que se haga bien unos necesitamos de otro, y eso es lo enriquecedor.

    Sentimos este capítulo de la Biblia que acabamos de escribir, pero la ocasión lo merece, y siempre desde nuestra opinión.

    Felicidades por post así Aitor.

    Un saludo.

    El Equipo de Nutrición a las 6.

  12. Felicidades Aitor por el artículo, has estado a la altura como siempre.

    No voy a decir nada que empezando por Lucía y seguido por el resto de blogueros que han comentado, no hayan dicho ya.

    El mío es un claro caso de “intrusismo en la profesión” si queremos ser políticamente correctos. Soy farmacéutica de formación aunque trabajo en la Industria Alimentaria por mi, desde siempre, interés en el sector alimentario, la nutrición y la salud en general. Escribo un blog que no consideraría propiamente de divulgación en Nutrición, aunque sí que a veces escribo artículos sobre esta temática.

    He participado en 2 Carnavales de Nutrición con el único objetivo de auto-obligarme a mi misma a buscar un tema interesante, aprender sobre ello, escribir y divulgar a la gente que me pueda leer. En ningún caso he querido parecer ni escribir desde el punto de vista de un profesional en el sector, ni mucho menos!
    Empecé escribiendo como hobby, sobre temas que me interesan pero que mi trabajo y mi día a día no me permiten dedicarle tiempo. Escribía y sigo escribiendo para mis compañeros, amigos y familiares, a quienes quería y quiero entretener con mis artículos de temas que sé que también les interesan, pero de los que no hablamos cuando vamos a tomar unas cañas.

    Como dice Lucía, los profesionales del sector no acudirán a blogs a buscar información técnica sobre un tema, sino que lo harán en otros sitios.
    Respecto al resto de lectores, o almenos es lo que pienso, lo que buscan son artículos fáciles de leer, claros y poco tostones. Científicamente rigurosos, evidentemente, pero sin ser una machaca de información ni de palabras técnicas. Para mi, el claro ejemplo de esta combinación, a parte de los que cita Lucía es el Nutricionista de la general.

    Creo que en la blogosfera hay sitio para todos. Sitio para blogs profesionales de referencia, sitio para blogs semi-profesionales escritos por personas del sector o no, y sitio para blogs amateurs. La diversidad crea riqueza y el caso del Carnaval de la Nutrición es un claro ejemplo!

    Saludos,
    Elena

  13. El debate es muy interesante, aunque yo querría diferenciar la divulgación desde el mundo virtual a la divulgación desde el mundo real.

    Yo soy dietista-nutricionista y considero que sería demasiado hipócrita y soberbio por nuestra parte pensar que por tener el título sólo nosotros podemos divulgar sobre el tema, cuando la nutrición es una ciencia que abarca muchas otras, razón por la cual para conseguir el dichoso titulito nos han formado médic@s, enfermer@s, químic@s, bioquímic@s, biólog@s, etc.

    Dicho esto, voy al grano del debate. Internet nos brinda, por suerte o por desgracia, una inmensa cantidad de información en constante crecimiento, lo que en materia de alimentación y nutrición suele acarrear más desinformación. Todos comemos y todos sabemos o creemos saber sobre el tema y si además nos interesa, puede derivar en querer compartirlo con los demás. El tener un título enmarcado y expuesto no nos hace aptos para divulgar, sino la capacidad de comunicar y, lo más importante, el conocimiento y la experiencia. Es muy enriquecedor cuando se abarca un mismo tema desde diversas perspectivas y más si se hace desde distintos hábitos o profesiones. ¿El problema? Que muchas veces se divulga sin base científica y basándose en el “AMiMeFuncionismo” o en la “MeHanDichología”, lo que puede acarrear confusión a la población o incluso favorecer conductas incorrectas. Esto sería otro tema muy interesante de debate, ¿deberían las autoridades regular o censurar webs/blogs/foros si su contenido puede ser perjudicial para la población? ¿Dónde está el límite de la libertad de expresión? ¿Es igual de peligrosa una web pro-ana que un blog pro-paleodieta (o la de la alcahofa o la Dukan, me da lo mismo)? Lo que me recuerda a la que se montó hace tiempo cuando Twitter se negó a cerrar cuentas pro-ana y pro-mía.

    Zanjando el tema de internet, lo que quiero transmitir, es que resulta muy peliagudo y creo que jugamos en un terreno en que los límites son bastante difusos, por eso quería hablar también de la divulgación en el mundo real.

    No sé si también os ha pasado a vosotros, pero cuando veo que se lanzan campañas de divulgación y concienciación en las que se habla o el tema central es la alimentación, suelo acabar cabreada. ¿Por qué? Porque nunca estamos presentes. Como he dicho antes, no creo que debamos tener el “monopolio” a la hora de divulgar y además sería un error porque la multidisciplinaridad es muy enriquecedora para todos. Y cuando digo para todos me refiero tanto a los profesionales como la población. Por poner un ejemplo, hace poco leí el lanzamiento de unas campañas sobre alimentación para embarazadas y durante la menopausia (la primera lanzada por matronas y la segunda por farmaceúticos). No considero que sea intrusismo que lo hagan, pero creo que deberíamos estar y hacer piña y ahí es donde entran las asociaciones y colegios, para hacer visible nuestra profesión, para que nos conozcan y respeten tanto colegas sanitarios como población en general. Esto no es una guerra territorial, si de verdad amamos nuestra profesión nos tendría que importar un comino los intereses económicos y pensar que es mejor para la población. Y sinceramente, creo que la unión hace la fuerza y dos cabezas piensan mejor que una.

    Disculpad la extensión. Y gracias Aitor por abrir el debate.

  14. Hay un grupo que debiera abstenerse de divulgar conceptos sobre nutrición debido a que tienen intereses en ello. Estos son la industria alimentaria. La gran industria y sus grupos afines tienen el poder económico para controlar los medios de masas y dejar que sus mensajes vayan calando. Además de influir en la población en general influyen en periodistas, divulgadores varios, científicos y quien se ponga por delante. Así, ellos determinan que este o este otro alimento es bueno y nutritivo, esto es adecuado para desayunar, no debes comer esto por la noche y si te sientas más debes comer esto otro.

    Y siempre todos los mensajes se basan en alimentarse (= a consumir), nunca en no alimentarse. ¿Te sientes hinchado? Toma esto. Pero quizás lo más razonable sería dejar pasar el tiempo, vaciar tu sistema digestivo y volver a empezar. Su objetivo es vender, cuanto más mejor, y su producto antes que el de la competencia o antes que otros productos. La industria es capaz de dejar mensajes que perduran en el tiempo y crean finalmente el concepto de dieta saludable. Consiguen que, como todos nos alimentamos, finalmente todos sabemos sobre nutrición.

    Luego llegan a acuerdos con sociedades y asociaciones científicas y/o profesionales para que estos les ayuden a difundir su mensaje, bien directa o bien indirectamente. Otros consiguen logos para sus productos, otros altavoces de divulgadores mediáticos para que avalen tal o tal otro producto. Incluso, como financian la investigación, logran que la comunidad científica exija a los alimentos no procesados que avalen con estudios sus propiedades nutricionales o el ser mejor que los alimentos de la agroindustria.

    Hay datos que indican, en referencia a alimentos, productos alimentarios o suplementos, que contra más se anuncia X más alejado de la realidad está el producto de lo que la empresa publicita.

    Está bien que una empresa publicite su producto como el mejor, como el que tiene un proceso de elaboración que garantiza que está cercano al producto casero o no procesado o como el único en su categoría. Pero no es de recibo que una empresa te diga qué debes desayunar o merendar o incluso si debes hacerlo.Tampoco que tu hijo deba tomar un determinado alimento para no tener déficit de tal mineral o de tal otro nutriente. Me parecería correcto que se llegasen a acuerdos con sociedades científicas para que estas auditasen de algún modo sus productos, su etiquetado o su honradez, pero nunca para que difundan y avalen su mensaje, sea este correcto o no.

    Creo que he dejado bastante claro el tema del conflicto de intereses entra la industria y el consumidor y todos los actores que hay por el medio. Y lo he hecho sin dar ni un solo ejemplo, que podría, hay para aburrir.

    Pero al final la democracia se basa en la libertad individual de emitir el mensaje que cada uno crea, así que a la profesión de DN le va a tocar luchar contra la política y la industria, el poder básicamente. Así que deberéis velar porqué vuestros representantes no se vendan a la industria, sean imparciales, respondan al interés por las personas y su salud y en base a los datos científicos actualizados. Deberán ser agíles y encontrar los canales y las formas de llegar a la sociedad y transmitir un mensaje honesto que refleje las miserias de la alimentación moderna controlada por una industria cuyo único fin es la cuenta de resultados. Sólo una población educada conseguirá esto y va a requerir de un relevo generacional, son resultados que no llegarán sino en décadas desde que se empiece a practicar.

    Esto intenta Harvard y creo que ese ejemplo se debería seguir:
    “The new Healthy Eating Plate was created by Harvard Health Publications and nutrition experts at the Harvard School of Public Health. It offers more specific and more accurate recommendations for following a healthy diet than MyPlate, developed by the U.S. Department of Agriculture and the Department of Health and Human Service. In addition, the Healthy Eating Plate is based on the most up-to-date nutrition research, and it is not influenced by the food industry or agriculture policy.”

  15. Me toca dar la opinión ya que en mi sector el de la actividad física y el deporte tb existe bastante intrusismo. Para quien no me conozca soy el responsable de buenaforma.org y si entráis podéis observar artículos de muchas temáticas, incluida la nutrición y muchos de estos están escritos por mi, aunque otros tantos por nutricionistas, ya que lo veo lógico que si trabajas con la nutrición divulgues sobre nutrición.

    Después de esta introducción ¿Es incorrecto que escriba yo sobre nutrición? si pensamos desde el punto de vista del intrusismo estricto: Claramente SI, pero yo me encuentro con que hay gente que escribe y divulga muy correctamente artículos bien fundamentados, incluso con gente que trabaja en el campo del entrenamiento que no son licenciados o diplomados, ok, perfecto. Esto me hace reflexionar y por lo menos en mi campo cuando salí de la licenciatura en ciencias de la actividad física y del deporte si me mandaran entrenar a un atleta en una disciplina concreta os aseguro que no tendría NI _ _ _ _ IDEA. No se si esto ocurre en la nutrición, a lo mejor es la única carrera del panorama que nada más recibir el diploma te consideras un grandisimo profesional y que todo lo blanco es blanco y todo lo negro es negro….no lo se, en mi caso pues como que no.

    Soy una persona bastante abierta, y me gusta debatir temas relacionados con todo lo que domino, incluso he debatido algo de nutrición pero no me meto mucho ya que estoy bastante pez. Pero si os digo con cuantas personas sin titulación (sin papel) me he encontrado que me han dado un repaso en el campo del entrenamiento deportivo os sorprenderíais, y eso lo que ha hecho es que me pusiera las pilas ya que en teoría (como muchos afirman, especialmente los aficionados a los diplomas) debería saber más que esa persona que no pasó 5 años estudiando una carrera….si bueno…si el pasó esos 5 años leyendo sobre el tema que le interesaba y yo me pasé el mismo tiempo estudiando temas y contenidos sin aplicación a la vida real…pues ya sabéis el resultado.

    No se si alguien se sentirá identificado, pero por esta razón yo creé un blog, para obligarme a leer y a aprender y poder aplicarlo en mi día a día.

    Un abrazo y buen debate. Mucha suerte en los bitacoras

  16. Si la pregunta genérica de este debate es, ¿está bien que cualquiera esté lanzando opiniones sobre nutrición?, el debate de fondo es si és ético que se juegue con la salud de las personas a través de la educación en nutrición.

    Hay diversos puntos que ayudarán a explicar si es o no correcto:
    1. La nutrición no es una ciencia exacta
    2. El consenso científico tarda en llegar a la población (véase premios Nobel tras décadas de ser el hazmereir de la comunidad científica).
    3. Somos omnívoros y hay muchas posibilidades dietéticas saludables (véase las diferencias entre la dieta Inuit y la Masai y las enfermedades que padecen estas dos poblaciones).
    4. La varidabilidad de la respuesta individual a las diferentes aproximaciones dietéticas es muy alta y más contra más diversidad genética hay en una población.

    ¿Y qué ocurre cuando la doctrina oficial rechaza opciones nutricionales saludables? El vegetarianismo es un ejemplo claro, tantas veces demonizado mientras los diversos índices de salud de sus practicantes superan con creces a los de la población en general.

    Los blogs no dejan de ser opiniones así como lo es la práctica clínica de cada DN, una opinión personal basada en X. Mejor o peor argumentado, cargado de referencias científicas que avalan esa opinión, basado en pseudociencia o en la simple experiencia personal. ¿Alguien cree que no tenemos derecho a tener una opinión y compartirla sea sobre el tema que sea?

    ¿Quien es el responsable del tema de las preferentes si no fue que te las colaron engañándote? ¿El banco por venderte un producto de alto riesgo o tú por aceptar un producto que ofrecía una alta rentabilidad?

    Si uno es honesto con el mensaje que emite, no lo emite de mala fe y se preocupa de ser un buen profesional (un buen bloguero o un buen divulgador), la responsabilidad deja de caer en él y pasa a ser del receptor. Es responsabilidad propia asegurarte de qué lees y crees, qué servicios adquieres, qué recomiendas, …

    Y aquí podemos comenzar otro debate interesante sobre la falta global de educación, las falta de oportunidades de parte de la sociedad, etc, etc. ¿Sabéis cuando la tierra era plana? ¿Y cuando la mayoría de la población era analfabeta? Pues eso, que la evolución como sociedad lleva su ritmo.

  17. Creo que el debate es sesgado, no puede dejar de serlo. Quienes escribimos sobre nutrición sin ser D-N formados en universidad diremos que nos parece bien hacerlo. Quienes son D-N y se han llevado unos años en la universidad se sentirán atacados. Es normal, cada quien mira con el cristal que mejor le parece.

    Por supuesto, estoy de acuerdo con Lucía y Demóstenes, entre otros, así como con tu propia opinión Aitor, más aún habiendo sido víctima de la furia de quien quiera que sea que maneja la cuenta de @aedninforma en Twitter justo por los días en que escribieron el tuit al que haces mención (y sobre lo que yo mismo hice un comentario en mi blog).

    Creo que una cuestión importante es ¿qué se considera tener una formación adecuada o estar capacitados? Yo no tengo formación universitaria específica en el área de la nutrición y la dietética, pero soy científica y ex profesora universitaria con varios años de experiencia, y me considero perfectamente capaz de autoformarme en el área leyendo artículos científicos y libros. No me pareció que eso fuese suficiente para asesorar personas así que me certifiqué con una compañía que goza de mi mayor respeto por su nivel científico. A fin de cuentas ¿sirve más pasarme otros 5 años en la universidad para que me enseñene a contar calorías y que los huevos suben el colesterol? No quiero sonar despectiva, sino simplemente poner el toque de contraste.

    Habiendo sido profesora universitaria, y teniendo yo misma dos Licenciaturas, más una Especialización, Más un Doctorado y varios años de post-doctorado, puedo asegurar que lo que hace que alguien sea excelente en lo que hace no es cuántos años ha estudiado ni qué título tiene. Lo que hace a una persona excelente en lo que hace es su calidad humana, su sistema de valores, y el amor por lo que hace. Todo eso le llevará a esa persona a asegurarse de que lo que hace, lo hace bien. Y eso vale para tanto para la nutrición como para cualquier otra cosa.

  18. Respecto a lo que es intrusismo o no ya tengo bastante con el anteproyecto de la Ley de Servicios Profesionales.

    Lo que si me gustaría comentar es sobre lo que yo busco en un blog de nutrición, en concreto en cuanto al nivel de lectura,pero antes me gustaría mencionar algo que leí hace mucho tiempo y que iba sobre el significado de la expresion “es evidente” para un profesor universitario, había tres tipo de profesores;

    Caso 1; cuando el profesor decía “es evidente” que de aquí podemos deducir A, toda la clase lo sabía desde hacía una semana y llevaba esa semana deseando que el profesor llegara a esa conclusión y pasase a otro punto.

    Caso 2; cuando el profesor decía “es evidente” que de aquí podemos deducir A, la mayoría de la clase lo veía en la clase o ya en su casa al repasar los apuntes.

    Caso 3; cuando el profesor decía “es evidente” que de aquí podemos deducir A, la mayoría de la clase nunca lo vio y algunos, un día a los diez años de terminar la carrera, paseando por la playa o comiendo paella tuvieron un momento de lucidez y por fin vieron por qué era evidente A.

    Pues bien, en un blog “de divulgación” de nutrición yo busco el caso 1 o 2, como el blog sea tipo 3 posiblemente no acudiré más a él a no ser que éste realizando una búsqueda de fuentes bibliográficas. Incluyo el caso 1 porque si yo ya lo sé, para eso se inventó la ruedecita del ratón.

    Aquí estoy hablando que hay que saber transmitir la información, no me meto en la fiabilidad de la información que se dá, ya que eso para mi debería ser innegociable.

  19. Pingback: 5º Carnaval de blogs de nutrición

  20. Pingback: Análisis de la nueva ley que regula la venta de medicamentos por internet [Entrevista] | MI DIETA COJEA (Blog de nutrición, dietética y alimentación)

  21. Pingback: Bitácoras 2013 de Salud. Más motivos para seguir divulgando | MI DIETA COJEA (Blog de nutrición, dietética y alimentación)

  22. Pingback: El valor de la divulgación en Nutrición Portal dietistasnutricionistas.es

  23. Pingback: ¿Por qué no te callas? La anti-divulgación del personaje de turno | MI DIETA COJEA (Blog de nutrición, dietética, alimentación y ciencia)

  24. Pingback: Un Dietista-Nutricionista se cuela en Naukas | MI DIETA COJEA (Blog de nutrición, dietética, alimentación y ciencia)

  25. Pingback: 100 reflexiones alimentarias rumbo a los premios 20Blogs | MI DIETA COJEA (Blog de nutrición, dietética, alimentación y ciencia)

  26. Pingback: Jornadas DSP y Congreso FEDN: 10 motivos para ir a Valencia | MI DIETA COJEA (Blog de nutrición, dietética, alimentación y ciencia)

  27. Pingback: ¿Eres médico? Entonces no puedes opinar | Mi dieta cojea

Deja tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s